13 febrero 2013
11:39 AM ET

La sed de Marco Rubio inunda Twitter

(CNNMéxico) — En el momento más importante de su carrera política, cuando el senador Marco Rubio daba respuesta al discurso sobre el Estado de la Union del presidente Obama, un ataque de sed lo obligó a hacer una pausa para beber agua.

El hecho que normalmente hubiera pasado desapercibido destacó en medio de su mensaje y se popularizó en las redes sociales.

El incidente se volvió tendencia en Twitter y fue descrito con etiquetas bromistas como #Watergate —en alusión al escándalo político que culminó con la renuncia del presidente Richard Nixon en 1974— y #staythirsty (sigue sediento).

El hecho causó la publicación de 9.200 tuits por minuto, según datos de Twitter. En total se publicaron 1 millón 360.000 tuits durante el discurso del Estado de la Unión y la respuesta republicana.

“Los republicanos están molestos con Rubio por diluir los puntos de la conversación”, escribió Lanre Akinsiku, un usuario de Twitter. Otro tuitero escribió: “No siempre bebo agua. Pero cuando lo hago, es a la mitad del momento más grande de mi carrera”.

El tuitero Anthony De Rosa hizo una crítica más breve: “Estadounidenses, permanezcan sedientos- Rubio”, escribió.

“La campaña de Rubio definitivamente quedó bajo el agua”, añadió otro usuario de Twitter.

Rubio interrumpió su discurso en inglés para tomar una pequeña botella de agua y beber un poco. En la madrugada de este miércoles, el senador respondió a las bromas al compartir en Twitter una foto de la botella de agua que protagonizó el incidente. En el mensaje no incluyó más palabras que hashtags relativos al acto oficial.

“Hice un discurso en español de 18 minutos y no me hacía falta agua, así que eso solamente pasa en inglés”, dijo Rubio bromeando este miércoles en entrevista con CNN en Español. El legislador dio su discurso en dos idiomas. “No podía más, la boca se me había secado de tanto hablar entre dos discursos. Esas cosas pasan. Dios tiene una manera de recordarnos que somos humanos a cada rato”.

Durante su discurso, que fue la respuesta oficial del Partido Republicano a la rendición de cuentas de Obama, Rubio arremetió contra el plan económico del presidente, afirmando que tiene una “obsesión” por incrementar los impuestos.

Rubio agregó que la compañía de agua estaba en deuda con él por el anuncio.

En las vísperas del Estado de la Unión, la revista Time describió a Marco Rubio como el "salvador de los republicanos". El legislador de ascendencia cubana encabeza el esfuerzo del Partido Republicano por ganar adeptos en el sector latino a través de una aproximación a la reforma inmigratoria.