Amor, es momento de hablar de finanzas
14 febrero 2013
10:18 AM ET

Amor, es momento de hablar de finanzas

Por Roberto Morán

Nota del editor: Roberto Morán es autor del libro Lo que debes saber de dinero antes de cumplir 40, de Editorial Diana. Se dedica a la promoción y la difusión de la cultura financiera en intervenciones en W Radio, Imer y en su sitio DineroDinero.mxPuedes seguirlo en su cuenta de twitter: @quierodinero

(CNNMéxico) — Ni modo. No hay remedio: el 14 de febrero o Día de San Valentín se ha instalado entre las muchas festividades del calendario mexicano, y con ello la necesidad de incluir en el presupuesto anual las ceremonias o festejos en torno a la fecha, como las visitas a los restaurantes y/o los hoteles de paso y la respectiva compra de globos y de figuras de peluche.

Según sondeos de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), el Día del Amor ya se encuentra entre los 10 festejos en los que más se gasta en el año en México, así que seguramente encontrarás mucha información sobre el cuidado que debes tener al gastar en regalos y celebraciones al amor, así que no voy a insistir con ese tema.

También te dirán que el dinero y el amor no se deben mezclar. Mienten. Sin duda deben mezclarse. Si ya tienes la confianza, la entrega, la transparencia, del amor, ¡qué mejor que aprovecharlos para manejar también el dinero!

Y aquí te van los 4 acuerdos de dinero a los que debes llegar con tu amor:

  1. En tu banco o en el mío. Si abren una cuenta común, en la que ambos depositen para los gastos conjuntos, tal vez tengan más oportunidades de pelearse, pero también de que haya claridad. Lo que entra es todo lo que pueden gastar entre los dos. Así evitas los gastos excesivos.
  2. Lo mío es mío y lo tuyo es tuyo. Definan cuánto dinero le toca a cada quien. Ya sea que los dos generan ingresos o que es solo uno el que lleva el pan a casa, por supuesto que los dos necesitan gastar. Y no necesitan gastar en las mismas cosas. Y los gustos individuales no cuestan lo mismo. Así que cada quien necesitará una partida para sus caprichos. No es a partes iguales. Porque ni siquiera los cortes de pelo cuestan lo mismo para ambos.
  3. A dónde vamos A dónde van de vacaciones este año o a dónde van en la vida. Es algo que requerirá cierta cantidad de dinero y que hay que ir guardando desde ahora. Debes tener metas en común con tu media naranja, ya sea poner un puesto de tortas o cuidar a los padres o viajar por el mundo. Determinar su destino juntos requerirá que se defina de dónde saldrán los recursos y qué aportará cada uno.
  4. Dónde ponemos todo. Parece lo más sencillo pero es de lo más difícil. Hay que acordar en dónde se archivarán todos los papeles importantes, que demuestren la propiedad de los recursos: las pólizas de los seguros de vida y de gastos médicos, los números de cuenta del banco. Ya sabes, todas esas claves que te dan poder sobre tu dinero... y el de tu pareja.

El dinero es solo un medio para alcanzar lo que necesitas; no el demonio que amenaza tu feliz amor. Si hay amor, podrás lidiar con tu pareja para llegar a acuerdos sobre el dinero. Por algo dice la Biblia que el amor "es paciente, servicial y sin envidia".

Las opiniones recogidas en este texto pertenecen exclusivamente aRoberto Morán.

soundoff (Sin Respuestas)

Los comentarios están cerrados.