OPINIÓN: ¡Tenemos que proteger a los Estados Unidos de los zombis!
18 febrero 2013
05:28 PM ET

OPINIÓN: ¡Tenemos que proteger a los Estados Unidos de los zombis!

Por Dean Obeidallah, especial para CNN

Nota del editor: Dean Obeidallah, exabogado, es un comediante político y comentarista en varias cadenas de televisión, incluida CNN. Es editor del blog político “The Dean's Report” y codirector del documental “The Muslims Are Coming!”.

(CNN) – Mientras Estados Unidos dormía (o por lo menos mientras la izquierda disfrutaba sus hamburguesas orgánicas y tuiteaba sagazmente sobre el “Watergate” del senador Marco Rubio), Canadá se preparaba para neutralizar una creciente amenaza para el país.

El patriotismo se hizo presente en el Parlamento canadiense cuando sus miembros declararon con firmeza que Canadá no toleraría la llegada de zombis. El canciller John Baird fue más allá al decir que “Canadá nunca se convertirá en un refugio para zombis”.

Por supuesto que los medios no cubrieron esta historia. Prefieren entretener a sus audiencias con cosas como meteoritos y cruceros varados que con una amenaza de muertos vivos cada vez más real.

¡Pero ya es hora de que los estadounidenses despierten! Que Canadá esté tan lista en el asunto solo puede significar una cosa: los zombis expulsados de Canadá irán a Estados Unidos. Y una vez acá, inténtalos sacar. Imposible.

Algunos dirán que al endurecer las condiciones de vida los zombis se autodeportarán. Pero no me lo creo. ¿Por qué? Enumeraré mis razones. En primer lugar, los zombis no tiene sentido de la orientación. Claro, podemos indicarles la dirección de Canadá y rezar para que que regresen marchando en grupo, pero son de distraerse fácilmente.

En segundo lugar, los estadounidenses son más gordos que los vecinos del norte, por lo que somos más atractivos para estos seres que los delgados canadienses.

Tercero, y más importante: Estados Unidos es el mejor país del mundo. ¿En qué otro lugar elegiría vivir un muerto viviente?

Algunos me considerarán un alarmista o apocalíptico, pero piensa en cómo te sentirás cuando uno de estos zombis te robe el trabajo.

Para el experto en zombis Max Brooks, autor de “La guía de supervivencia zombi” y “Guerra Mundial Z”, estos espantosos seres no pueden capacitarse para nuestros trabajos. Pero debo decirles dos cosas sobre este tal Brooks.

Por un lado, es parte de la elite liberal de Hollywood que nos intenta vender la idea de que los zombis no son una amenaza para el excepcionalismo de Estados Unidos. Aquí parecemos quedar fuera de las reglas normales. Vean la reciente película de Hollywood “Warm Bodies”, una comedia romántica sobre una chica que se enamora de un zombi. Discúlpenme, Max y la industria del cine, pero los zombis no necesitan un abrazo; necesitan un patadón fuera de nuestro país.

Segundo, que los zombis hoy no puedan reemplazarnos en nuestros trabajos no significa que en el futuro tampoco lo hagan. Estos monstruos podrían mutar y desarrollar sus habilidades y luego, sin que te des cuenta, robarte el trabajo por un salario más bajo. A mí por lo pronto no me gustaría decirle a un niño estadounidense (vivo, claro) que se olvide de pasear perros porque un zombi aprendió a agarrar una correa.

Y los zombis que crucen la frontera van a multiplicarse con seguridad. Es una amenaza a nuestra existencia misma. Y no me refiero únicamente a que se desayunen mi cerebro, lo que podría ocurrir. Me refiero a un riesgo mayor. El que atentará contra nuestro déficit federal porque es seguro que querrán recibir dádivas del gobierno.

No pasará mucho tiempo antes de que nuestros legisladores digan públicamente que los zombis deben recibir beneficios del gobierno. Pronto argumentarán que los muertos vivientes deben ser incluidos en el plan de salud del presidente Obama. Recuerda además que los zombis viven mucho más que los humanos, lo que será un golpe devastador para nuestro programa de seguridad social.

Y todos sabemos hacia dónde apunta toda esta estrategia: una amnistía para los zombis. Los muertos vivientes serán ciudadanos antes que los solamente vivos.

Coincido con Brooks en que necesitamos que el gobierno federal dé respuesta a los peligros de un aluvión zombi (aunque suelo estar en contra de nuevos programas de gobierno, apoyo cualquiera que me beneficie directamente).

Pero Brooks, como buen liberal, aboga por una repuesta coordinada globalmente ante la amenaza zombi. Buen intento, Max, pero te descubrí. Es otra jugarreta de tus amigos elitistas para que cedamos soberanía a las Naciones Unidas. No cuentes conmigo.

Veo la verdadera esencia zombi: son antiestadounidenses. No hablan inglés, no comparten nuestros valores y se comen a las personas. Seguramente sean además todos liberales. Después de todo, no puedes ser pro-vida si te comes a las personas.

Solo espero que mis compatriotas se despierten antes de que sea tarde. Necesitamos asegurar nuestras fronteras antes de que nos encontremos discutiendo si pueden o no quedarse en nuestro territorio. Y si no es así, vayamos aprendiendo a hablar en zombi, porque todos lo vamos a necesitar.

(Las opiniones expresadas en este artículo corresponden exclusivamente a Dean Obeidallah)

Temas:
Secciones: Estados Unidos • Opinión