La retirada de tropas de EE.UU. potencia la duda sobre el futuro de Afganistán
Más de la mitad de los soldados de EE.UU. desplegados en Afganistán regresarán a su país en 2014.
20 febrero 2013
09:40 PM ET

La retirada de tropas de EE.UU. potencia la duda sobre el futuro de Afganistán

Por Kyle Almond

(CNN) — En su informe presidencial, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reafirmó que la guerra en Afganistán habrá terminado para finales de 2014.

También dio más detalles. De los cerca de 66,000 agentes de las fuerzas armadas que se encuentran actualmente en Afganistán, más de la mitad regresarán a casa el año próximo, dijo Obama.

Las tropas afganas asumirán la mayoría de las responsabilidades en las misiones de combate. “Esta primavera, nuestras fuerzas asumirán un papel de apoyo mientras las fuerzas de seguridad afganas toman el mando”, dijo Obama.

Se esperaba que las fuerzas afganas asumieran el control de las misiones de combate a mediados de este año. Sin embargo, un oficial dijo a CNN que la transición militar se ha acelerado y que para marzo los afganos encabezarán todas las operaciones de seguridad.

¿Qué significa esta noticia para la guerra más larga de Estados Unidos y Afganistán? A continuación presentamos algunas preguntas clave que se harán durante los próximos meses:

1. ¿Están listas las tropas afganas?

Desde luego hay dudas. Una revisión del Pentágono hecha en diciembre afirma que sólo una de las 23 brigadas del Ejército afgano es capaz de funcionar de forma independiente.

Mientras tanto, las tasas de alfabetismo son bajas, las de deserción son altas y muchos desertores se han unido a la insurgencia. También ha habido una preocupante cantidad de ataques de las tropas afganas en contra de sus camaradas estadounidenses.

Sin embargo, el secretario de Defensa de Estados Unidos, Leon Panetta, habló positivamente del progreso que los afganos han hecho al incrementar su ejército, reducir la violencia y volverse autosuficientes. Las fuerzas afganas encabezan casi el 90% de las operaciones a lo largo del país. “Estamos en el camino correcto para dar (a Afganistán) la oportunidad de gobernarse a sí mismo”, dijo Panetta a principios de este mes.

El presidente de Afganistán, Hamid Karzai, dijo que recibe con beneplácito la retirada de las tropas estadounidenses e insiste en que su ejército es capaz de defender a su país del Talibán. “Es responsabilidad nuestra y somos capaces de hacerlo”, dijo Karzai durante una entrevista con Christiane Amanpour, de CNN.

Karzai dice que lo que el ejército necesita es más equipo y artillería. Se presentó el mes pasado en el Pentágono con una lista de peticiones en la que incluye más helicópteros, naves robot y equipo adicional, de acuerdo con un oficial de alto rango del departamento de Defensa.

“Necesitamos una fuerza aérea. Necesitamos movilidad aérea”, dijo Karzai a Amanpour. “Necesitamos fuerzas mecanizadas adecuadas. Necesitamos vehículos blindados, tanques y todo eso”.

2. ¿Cómo será la presencia de Estados Unidos después de 2014?

El plan es retirar todas las tropas de combate, pero mantener una fuerza residual en el país para ayudar a entrenar a los afganos y ejecutar operaciones antiterroristas cuando sea necesario. Aún se discute la magnitud de tal fuerza.

El general John Allen, excomandante de las tropas estadounidenses en Afganistán, recomendó dejar entre 6,000 y 15,000 elementos. Sin embargo, la cifra se redujo a un rango de entre 2,500 y 9,000, de acuerdo con un oficial de la defensa.

Tal vez no quedará un solo elemento estadounidense si Estados Unidos no llega a un acuerdo con Afganistán acerca de la inmunidad. En Iraq no hubo presencia estadounidense al terminar la guerra porque el gobierno iraquí se negó a extender la protección legal a las tropas estadounidenses.

Karzai, quien está a favor de una fuerza residual, dijo que pondría la decisión acerca de la inmunidad en manos de los ancianos afganos y se mostró confiado de que podría persuadirlos.

Peter Bergen, analista de seguridad nacional de CNN, dijo que no dejar tropas estadounidenses sería un terrible error. Dijo que Estados Unidos abandonó Afganistán en 1989 y que a causa de ello, Estados Unidos no comprendió del todo el vacío de poder que llevó al surgimiento del Talibán.

“La actual discusión pública acerca de la nula presencia de tropas estadounidenses en Afganistán… animará a los elementos duros del Talibán a los que no les interesa un acuerdo negociado y creerán que simplemente pueden esperar a que los estadounidenses se vayan”, escribió Bergen en un editorial para CNN.com. “También desanima a los millones de afganos que creen que la prolongada presencia estadounidense es la garantía de que el Talibán no regresará de forma significativa”.

3. ¿Qué está en juego?

El principal temor del pueblo afgano es que el país regrese a la guerra civil una vez que Estados Unidos retire sus tropas de combate. El Talibán sigue siendo “resistente y decidido”, según un reporte reciente del Pentágono; los insurgentes siguen perpetrando ataques y representan una amenaza importante a la seguridad.

“Algunas personas con quienes hemos hablado dan por sentado que habrá una guerra civil una vez que Estados Unidos se retire”, dijo Erin Burnett, de CNN, durante un viaje reciente a Afganistán. “Ocurrió antes, cuando la Unión Soviética se retiró (en 1989)”.

A pesar de la violencia que se ha dado en Afganistán en la última década, también ha habido avances en cuanto a derechos humanos y calidad de vida. “Durante el régimen Talibán, básicamente miles de niñas iban a la escuela en Afganistán. Ahora, millones de niñas van a la escuela”, dijo Burnett. “Ha habido progresos reales en cuanto a los derechos de las mujeres. Obviamente sigue habiendo muchos problemas, muertes por honor, matrimonios forzados, violencia doméstica, pero ha habido progresos reales”.

Stanley McChrystal, general retirado del ejército que alguna vez fue comandante de las fuerzas estadounidenses en Afganistán, dijo que el pueblo afgano está “aterrado”.

“Están aterrados porque creen que tienen algo que perder”, dijo McChrystal. “Se han logrado progresos. Hay una vida mejor, las niñas van a la escuela; hay cosas que están mejor que antes y en el futuro hay oportunidades potenciales. Pero temen que si los abandonamos por completo en 2014, como perciben que ocurrió en 1989, (las cosas) serán como antes”.

En Washington, se teme que la maniobra equivocada ponga a Estados Unidos de vuelta en la situación inicial, sin algo que justifique el sangriento conflicto que empezó en 2001.

El presidente del Comité de Servicios Armados de la Asamblea de Representantes, Buck McKeon, expresó la semana pasada su preocupación porque una retirada apresurada estaría “innecesariamente rodeada de riesgos”.

“Desde que el presidente tomó la encomiable decisión de desplegar una operación en Afganistán en 2009, sabemos que nuestras arduamente logradas victorias son frágiles y reversibles”, dijo McKeon. “Esa no es mi interpretación, sino la opinión constante de expertos tanto militares como civiles”.

4. ¿Quién será el líder que suceda a Karzai?

El único presidente que Afganistán ha tenido en este siglo no estará al mando durante mucho tiempo. Se programaron elecciones para abril de 2014 y Karzai ha llegado al límite de duración de mandato determinado en la constitución de su país. Dijo a Amanpour que “definitivamente es momento de irse”.

“A este país llegará un nuevo presidente, un gobierno nuevo. Yo seré un servidor civil felizmente retirado”, dijo. Mientras Afganistán supervisa una gran transición militar, también tendrá que implementar una transición política.

¿Quién encabezará el país durante este momento histórico crítico? ¿Las votaciones se llevarán a cabo sin incidentes, sin violencia y sin controversias? En las últimas elecciones hubo reportes de fraude en las urnas y otras violaciones.

Las respuestas podrían ser tan importantes para la seguridad de Afganistán como para la disposición de sus tropas. “El mayor reto que enfrentamos es la transición política, las elecciones de 2014”, dijo Saad Mohseni, magnate de los medios detrás de la televisora afgana Tolo. “(Si) tenemos elecciones creíbles, creo que estaremos bien durante los próximos cinco o seis años. Si no, existe el peligro real de que haya inestabilidad, especialmente en 2014, conforme se retiren las tropas estadounidenses”.

5. ¿Qué papel jugará el Talibán?

A pesar de la persistente insurgencia, Karzai parece ansioso de reanudar las pláticas de paz con el Talibán y los incluye en el proceso político. Los talibanes se retiraron de las negociaciones el año pasado; sin embargo, Karzai dijo el mes pasado que “nos han dado a entender que quieren entablar pláticas de paz. También son personas, también tienen familia. También sufren, como lo hacen el resto de los afganos”.

Javid Ahmad, originario de Kabul, quien trabaja para el Programa para Asia del Fondo German Marshall de Estados Unidos, cree que revitalizar las pláticas de paz es vital para el futuro de Afganistán y el legado de la guerra estadounidense.

“Si en verdad la agenda de Obama contempla el retiro responsable en 2014, entonces no tiene más opción que dar prioridad y acelerar las pláticas de paz, negociar un cese al fuego entre todas las partes y llegar a un acuerdo en el que se garantice que el Talibán depondrá las armas”, escribió Ahmad recientemente en una columna.

¿Cooperará el Talibán? Si entra en las negociaciones, ¿qué influencia tendrá en la sociedad afgana que ha visto tantos cambios en la última década? “Tiene que haber algunos límites”, dijo Jawed Ludin, subsecretario de Asuntos Políticos del ministerio del Exterior de Afganistán. “Algunos de los logros que hemos obtenido en los últimos 10 años no pueden negociarse”.

Karzai se mostró confiado de que la mayoría de los talibanes reconocerían este hecho. “Creo que en Afganistán se ha alcanzado una masa crítica en la gente letrada, en la gente afgana que quiere un futuro de progreso y estabilidad”, dijo. “Creo que el Talibán reconoce que hemos superado ese punto, la mayoría de ellos, al menos. Habrá entre ellos algunos que no, que seguirán con la disposición más sombría posible. Pero son pocos”.

Chris Lawrence, Mike Mount y Jake Tapper, de CNN, colaboraron con este reportaje.

Temas:
Secciones: Afganistán • Estados Unidos • Mundo