26 febrero 2013
09:32 AM ET

Raúl Castro anuncia su retiro... ¿está Cuba preparada para la transición de poder?

Por Patrick Oppmann

LA HABANA (CNN) — El presidente de Cuba Raúl Castro informó este domingo que renunciará en 2018, cuando finalice su segundo mandato.

“Deseo esclarecer que en mi caso, con independencia de la fecha en que se perfeccione la Constitución, este será el último mandato”, dijo Castro durante un discurso televisado al final de una sesión de la Asamblea Nacional.

El anuncio ocurrió luego de que legisladores reeligieron a Castro para un segundo mandato de cinco años. El año pasado, Castro dijo que los funcionarios cubanos, incluyendo el presidente, deben de estar limitados a dos mandatos.

Castro fue elegido oficialmente presidente de la isla en 2008. En 2018, tendrá 86 años de edad.

Castro reemplazó en el poder a su hermano, Fidel, que renunció luego de más de 50 años al frente del gobierno debido a problemas de salud.

También este domingo, legisladores nombraron a Miguel Díaz-Canel Bermudez, de 52 años, como primer vicepresidente, lo que lo pone como el siguiente en la línea para suceder a Castro.

Él es el primer miembro de una generación de funcionarios nacidos luego de la revolución que alcanza altas posiciones, a diferencia de los funcionarios octogenarios que han tenido dichos cargos desde entonces.

Díaz-Canel fue antes uno de los cinco segundos vicepresidentes y ministro de educación. Ingeniero eléctrico, de profesión, tiene la reputación de solucionar de manera franca los problemas.

Según Castro, el nombramiento de Díaz-Canel “representa un paso definitorio en la configuración de la dirección futura del país, mediante la transferencia paulatina y ordenada a las nuevas generaciones de los principales cargos”.

Aunque no se le conoce tanto como a otros funcionarios cubanos, Díaz-Canel el mes pasado dirigió la delegación de su país que atendió una gran manifestación en Venezuela a favor del gobierno.

El evento marcó el día en que Hugo Chávez debía de tomar posesión de un nuevo mandato, algo que no pudo lograr debido a su tratamiento contra el cáncer en Cuba.

Castro también anunció que Esteban Lazo Hernández, de 68 años de edad, será el nuevo presidente de la Asamblea Nacional.

Lazo reemplaza a Ricardo Alarcón, quien fue presidente de la asamblea por 20 años, y lideró negociaciones del gobierno cubano con Estados Unidos.

Sin embargo, el futuro político de Alarcón se vio afectado el año pasado tras el arresto de un alto parlamentario bajo cargos de corrupción.

Alarcón ahora dirigirá los esfuerzos del gobierno de liberar a cinco agentes de inteligencia cubanos que fueron sentenciados a penas de prisión en Estados Unidos.

Antes de su discurso, Castro bromeó con otros altos funcionarios cubanos. En cierto momento, dijo que la Asamblea Nacional podría cambiar de sede del centro de convenciones actual al capitolio de La Habana.

El capitolio, una réplica del de Washington, antes era la sede del gobierno cubano, pero permanece casi sin uso desde la revolución de 1959.

Castro entonces preguntó cuánto se tardó en construir el capitolio en La Habana en la década de 1920.

“Un poco más de dos y medio años”, respondió Eusebio Leal, un historiador y miembro de la asamblea.

“¿Y cuanto tomaría construirlo hoy?”, preguntó Castro, refiriéndose a los sobrecostos y a la endémica ineficiencia de los proyectos de construcción del gobierno cubano.

“No menos de cinco”, dijo el vicepresidente Ramiro Valdez, que peleó junto con Castro en la revolución y que ahora supervisa los trabajos públicos del gobierno.

Castro dijo no estar de acuerdo, y afirmó que el actual gobierno no levantaría el mismo edificio en menos de 15 años.

Mayra Cuevas contribuyó con este reporte.

Temas:
Secciones: Cuba • Latinoamérica