Uhuru Kenyatta, acusado de crímenes contra la humanidad, gana las elecciones en Kenia
9 marzo 2013
12:37 PM ET

Uhuru Kenyatta, acusado de crímenes contra la humanidad, gana las elecciones en Kenia

Kenia (CNN) - Uhuru Kenyatta, hijo del líder fundador de Kenia, ganó por estrecho margen las elecciones presidenciales del país africano a pesar de enfrentar cargos de crímenes contra la humanidad por la violencia electoral de hace cinco años. Según anunció el sábado la comisión electoral, Kenyatta logró el 50,07% de los votos. Su principal rival, el primer ministro Raila Odinga, obtuvo 43,31% de los votos, y dijo que reclamará el resultado en los tribunales. La Constitución exige que el 50% más un voto para una victoria absoluta.

Kenyatta se enfrenta a un juicio en la Corte Penal Internacional sobre la violencia postelectoral que sumió al país en el caos en 2007.

Poco después de que las autoridades electorales anunciaron los resultados, agradeció a los ciudadanos que le otorgaran el liderazgo del país y se comprometió a trabajar para todos.
"Celebramos el triunfo de la democracia, el triunfo de la paz, el triunfo de la nación", dijo Kenyatta. "A pesar de los recelos de muchos en el mundo, hemos demostrado un nivel de madurez política que superó las expectativas". Los ganadores deben seguir siendo "modestos en la victoria", dijo, reconociendo que casi la mitad del país no votó por él.

Partidarios jubilosos salieron enseguida a las calles a celebrar la victoria tocando la bocina y gritando su nombre. "Este es un nuevo amanecer, nuestro líder ha sido elegido", dijo John Kamau, un residente de Nakuru.

"Es frustrante"
Para algunos de los bastiones de Odinga, el ambiente era tenso, pero tranquilo. "Nuestro hombre ha tratado de ser presidente tres veces, es frustrante", dijo James Ouma, quien vive en la capital, Nairobi. "Vamos a aceptarlo. ¿Qué podemos hacer? La vida debe continuar".

Odinga dijo que el resultado de la elección es errónea. "Estamos seguros de que el tribunal restaurará la fe de los kenianos en el papel democrático", dijo.

A pesar del reto que se avecina, Kenyatta dio una nota conciliadora después de las elecciones, aplaudiendo a Odinga por una "campaña enérgica". "Sé que todos los candidatos han hecho enormes sacrificios personales .. y yo les damos la bienvenida a unirse a nosotros en el avance de nuestra nación hacia adelante", dijo.

La importancia del voto se extiende mucho más allá de las fronteras de Kenia. Kenia es la mayor economía del este de África y una ruta comercial importante en el resto del continente. El país ejerce de amortiguador y elemento de estabilidad en una región que incluye el flamante gobierno somalí y la tensión política entre Sudán y Sudán del Sur.

Pero lo más importante – por lo menos para Occidente – es que Kenia es un importante aliado de EE.UU. En la guerra contra los militantes islamistas en la región ha permanecido relativamente tranquila en medio de las guerras civiles en los países vecinos.

Sin embargo, la victoria de Kenyatta plantea un conflicto diplomático con Occidente. La Corte Penal Internacional lo acusó por la presunta financiación de una milicia local que llevó a cabo ataques de represalia en las últimas elecciones de 2007. Su compañero de partido, William Ruto, también enfrenta cargos de la CPI en La Haya. Ambos han negado las acusaciones y han dicho que van a cooperar con la corte para limpiar sus nombres.

La seguridad no ha disipado los temores entre algunos diplomáticos occidentales. Antes de las elecciones, Johnnie Carson, jefe de la diplomacia del Departamento de Estado para África, emitió una severa advertencia, diciendo que los kenianos podían escoger sus propios líderes, pero advirtió que "las decisiones tienen consecuencias."

En una declaración después de la elección el secretario de Estado de EE.UU, John Kerry aplaudió la votación. "Kenia ha sido uno de los socios más fuertes y más duraderos de Estados Unidos en África", dijo Kerry. "Seguiremos siendo un gran amigo y aliado del pueblo keniano".

El ministro británico para África, Marks Simmonds, pidió a los candidatos que hicieran frente a los conflictos en los tribunales para evitar la violencia.

Kenyatta ha dicho que la acusación no afectará a su capacidad de hacer su trabajo e instó a la comunidad internacional a que respete la voluntad de los kenianos.

Los analistas dicen que la acusación de la CPI podría haber unido a los ciudadanos a lado de Kenyatta en desafío a Occidente. "Muchos africanos han perdido la fe en la CPI", dijo Ayo Johnson, director de ViewPoint África. "Kenia envió un mensaje fuerte a la CPI ... que no interfiera. Y no importa si usted marca a nuestros líderes como criminales".

El juicio del presidente electo está programada para julio, mientras que su compañero de partido será juzgado en mayo.

Kenia es el segundo país africano, después de Sudán a tener un presidente enfrenta cargos en la Corte Penal Internacional.

En una nación con feroces lealtades étnicas, los kenianos estaban ansiosos por evitar una repetición de la última elección. En aquel momento, la nación se sumió en la violencia étnica después de el presidente en ejercicio, Mwai Kibaki, alegara que la elección había sido amañada.
Los grupos étnicos leales a cada lado salieron a las calles, donde los partidarios de ambos bandos lucharon entre sí. Más de 1.200 personas perdieron la vida y cientos de miles abandonaron sus casas.

Pero a pesar de la división del voto este año, algunos ciudadanos creen que es hora de seguir adelante. "El pueblo ha hablado, a pesar de que mi voz no se ha oído", dijo Jane Nduku, residente en Nairobi.

Kenyatta a los 51 años se convierte así en el presidente más joven de la nación.

Temas:
Secciones: África • Kenia • Kenya • Mundo • Noticias