11 marzo 2013
11:03 AM ET

El Rally Fighter, el primer coche del mundo diseñado por "crowdsourcing"

Por Juan Andrés Muñoz, CNN

Austin, Texas (CNNEspañol.com) – "Si Henry Ford hubiera tenido acceso a Twitter y a Internet seguramente hubiera fabricado sus automóviles de una manera muy diferente".

Esa es la visión de John B. Rogers, presidente y co-fundador de Local Motors, una automotriz con sede en Arizona que utiliza la comunidad global conectada a Internet (actividad conocida como "crowdsourcing") para diseñar el mejor automóvil posible de la forma más eficiente y barata posible.

Rogers habló en el festival interactivo South by Southwest sobre el uso del "crowdsourcing" para fabricar un automóvil, algo que podría sonar a ciencia ficción si no fuera porque su idea ya se ha hecho realidad.

El Rally Fighter es el primer vehículo del mundo que vio la luz siguiendo estos principios, un automóvil de carreras que según Rogers se produjo en solo 18 meses, cinco veces más rápido que con los procesos tradicionales.

El diseño fue elegido por una comunidad de cientos de personas en Internet que votó entre los diseños que sus propios miembros habían propuesto en una competición.

El ganador del diseño general fue Sangho Kim, de California, y el resultado es un automóvil con un motor de 6.2 litros, ocho cilindros y transmisión automática, y 430 caballos de potencia. Además, la comunidad también participó en el diseño de varios componentes del vehículo, como las puertas,

En su desarrollo se invirtieron tres millones de dólares, una cifra muy inferior a la de los modelos comerciales fabricados por las grandes automotrices. ¿Cómo se logra eso? Según Rogers, repensando la manufactura y las características del vehículo.

"Desarrollar un cinturón de seguridad de cinco puntos como el del Rally Fighter cuesta 10 dólares, frente a los seis millones de dólares que cuesta desarrollar un airbag", explica Rogers.

Con todo, el precio de este auto es de 99.900 dólares, una cifra que incluye una estancia de seis días en la microfábrica de Local Motors en Arizona para… construir el coche.

Es decir que cuando uno adquiere un Rally Fighter no recibe un automóvil ensamblado, sino un kit de montaje. Eso sí, con unas detalladas instrucciones en forma de wikis, vídeos explicativos en Youtube y manuales, y con el apoyo de los expertos de Local Motors.

Hasta la fecha se han vendido decenas de unidades, la mayoría en Estados Unidos aunque también en países como Kazajstán, Rusia y Gran Bretaña, y el objetivo es llegar a un máximo de 2.000 unidades producidas, antes de abandonar el modelo y ponerse a trabajar en otro.

Además del Rally Fighter, Local Motors también la lanzado desafíos para diseñar comunitariamente el mejor vehículo para repartir pizzas y el calzado ideal para conducir, ambos proyectos a petición de marcas como Dominos Pizza y la empresa de calzado Reebok.

¿Y cuáles son sus planes a futuro? Rogers dice que ahora quiere construir una motocicleta, un barco y un automóvil de 10.000 dólares.

(Con información de Gustavo Valdés)


Secciones: Autos • Tecnología