The Walking Dead va "como alma que lleva el diablo"
21 marzo 2013
10:12 AM ET

The Walking Dead va "como alma que lleva el diablo"

(CNN).- El episodio de The Walking Dead de esta semana fue muy emocionante.

Pasamos una hora viendo la creciente desilusión de Milton con el Gobernador y vimos a Andrea escapar desordenadamente de Woodbury.

En un episodio casi carente de escenas en la prisión, Prey nos llevó a escenarios nuevos y viejos en Woodbury y más allá. Echemos un vistazo a los lugares que fueron escenario del episodio del 19 de marzo:

1. El juguete nuevo del Gobernador: la silla del dentista

Si la imagen de una silla de dentista no te provoca suficiente ansiedad, intenta imaginar una rodeada de cuchillos, escalpelos, anzuelos y una gran variedad de instrumentos de tortura improvisados.

Fue perturbador ver al Gobernador caminar de un lado a otro y regodearse en las fantasías producto de su mente retorcida mientras Milton y Andrea lo ven todo, ocultos en un piso superior.

Después de enterarse por Milton que el Gobernador quiere entregar a Rick, Andrea se horrorizó de pensar que la silla y todo el afilado equipo que la rodeaba podrían usarse contra quien alguna vez fue su mejor amigo.

Eso fue suficiente para incitarla a escapar de Woodbury. Como Milton no estaba listo para escapar del sitio que considera su hogar —o simplemente para ponerse en contra del Gobernador—, Andrea le rogó que dejara de “mirar hacia el otro lado” y al parecer tocó una fibra sensible.

2. Main street y el muro

Woodbury estaba en plena preparación para el ataque a la prisión. Sus residentes hicieron su parte y entregaron todas las armas y municiones al ejército del Gobernador. Hasta Andrea fue despojada de sus armas de fuego cuando se encontró con Martínez en Main Street, mientras ejecutaba secretamente su escape.

Mientras tanto, Tyreese se esforzaba para defender su nuevo hogar e hizo unos tiros de práctica muy necesarios mientras su hermana lo alentaba. Estaban vigilando en un muro perimetral del lado de la calle y fue ahí, donde Andrea trató de alejarlos el tiempo suficiente para ejecutar su escape.

Sin embargo, como se rehusaron, Andrea insinuó que el Gobernador no es digno de confianza y que estaba harta de Woodbury, en donde las cosas no son lo que parecen.

3. Georgia Zombi

Tras confrontar y maltratar a Milton por haber confiado en Andrea, el Gobernador saltó a uno de los vehículos todo terreno que tiene a la mano y salió rápidamente para hacer todo lo posible para evitar que Andrea llegue a la prisión.

¡Qué paseo!

Los bosques de pinos, los pastizales y el camino abierto fueron el escenario de una de las mejores secuencias de persecución que ha habido en este programa. Se agradece haber visto el paisaje fuera de las cercas de la prisión y los muros de Woodbury, en donde ha transcurrido gran parte de esta temporada.

4. Un lugar oscuro y tenebroso

Una y otra vez hemos disfrutado de los oscuros y retorcidos interiores salpicados de sangre en donde los héroes de este programa se enfrentan a horda tras horda de zombis en emocionantes combates a poca distancia. Sin embargo, esta vez los zombis quedaron en segundo plano respecto de la verdadera amenaza.

En este episodio, fue el turno del Gobernador de hacer las cosas más emocionantes mientras silbaba, rompía ventanas y caminaba de un lado a otro en el edificio abandonado y mataba a cuanto zombi se interponía entre él y su trofeo: Andrea.

Esta escena es el material de lo que están hechas las películas de horror.

5. El foso de los zombis de Woodbury

Martínez y un grupo conformado por Tyreese y sus tres amigos se dirigieron hacia el foso de los zombis de Woodbury, en donde el Gobernador guarda a un puñado de zombis listos para las investigaciones de Milton (y cualquier otra grotesca idea que se le ocurra al Gobernador).

Se les encomendó reunir a los zombis para provocar un ataque contra Ric y los demás. Ahí, mientras arreglaba sus viejos conflictos con su amigo Allen, Tyreese deja en claro que no está conforme con los métodos del Gobernador. Su encuentro con Andrea parece haber dejado más que una sospecha acechante.

Esa noche, un luchador misterioso llegó al foso de los zombis a bordo de lo que parecía ser una camioneta de Woodbury y procedió a prender fuego a todos los zombis del lugar.

Conforme Milton se da cuenta de que el Gobernador es un monstruo, nos quedamos preguntándonos: ¿Hasta dónde llegará Milton para sabotear el ataque contra la prisión? ¿Cómo reaccionará el gobernador a la grieta en su alianza?