La Corte Suprema de EE.UU. discute los alcances del matrimonio gay
27 marzo 2013
11:13 AM ET

La Corte Suprema de EE.UU. discute los alcances del matrimonio gay

WASHINGTON (CNN) — Los magistrados de la Corte Suprema de Estados Unidos escucharon este miércoles por segundo día consecutivo argumentos a favor y en contra de la Ley de Defensa del Matrimonio (DOMA, por sus siglas en inglés), que niega beneficios a nivel federal a parejas del mismo sexo.

Los argumentos se refirieron a uno de los asuntos más controversiales: si las parejas de gays y lesbianas que se casan tienen derecho a recibir todos los beneficios de la ley federal que reciben las parejas heterosexuales.

La ley analizada este miércoles, y que fue aprobada en 1996, define al matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer, por lo que los beneficios fiscales, de seguridad social, de pensiones y de bancarrota, así como otros beneficios médicos, no aplican a las parejas con integrantes del mismo sexo.

La apelación se centra en dicho elemento e involucra a Edith Windsor, que fue forzada a pagar muchos más impuestos que otras parejas casadas.

Debido a que su pareja de décadas era una mujer, el gobierno federal no reconoce su matrimonio como legal, aun cuando su estado, Nueva York, si lo hace.

La corte parecía dividida sobre si la ley es discriminatoria y pasa sobre leyes estatales de matrimonio.

Si los homosexuales y lesbianas legalmente casados no pueden obtener más de 1,100 beneficios federales, “¿qué tipo de matrimonio es ese?”, se preguntó la magistrada Ruth Bader Ginsburg, que afirmó que existía un efecto discriminatorio.

Pero cuando el abogado de la demandante argumentó en la corte que había un “mar de cambio” y que hacía a la ley anticuada, el magistrado John Roberts dijo que eso es debido a la “efectividad política de esos en su bando” y cómo influyen en la opinión pública.

Roberts y el magistrado Antonin Scalia sugirieron que la ley podría permanecer como una extensión válida de la autoridad del Congreso.

En tanto, el magistrado Anthony Kennedy, dijo que la ley representa “un riesgo real” contra el poder de los estados de dictar política para regular el matrimonio.

La crucial semana comenzó este martes, con la exposición de los argumentos sobre la prohibición de los matrimonios entre personas del mismo sexo en California, pero hay pocos indicios de que los magistrados han concluido como fallará la corte.

Los magistrados pueden, en cierto escenario, alterar fundamentalmente cómo consideran las leyes al matrimonio, luego de que encuestas muestran que el público está más al tanto del asunto, y en algunos casos, más a favor de permitir que se casen parejas del mismo sexo.

Barack Obama se opone a la ley

Los magistrados al parecer no llegaron a un consenso sobre asuntos jurisdiccionales y constitucionales de la Proposición 8, aprobada por los votantes de California.

Algunos esperan que ese sea el enfoque de los argumentos que se escucharán este día.

Luego de que el presidente Barack Obama recientemente declarara su apoyo al matrimonio entre personas del mismo sexo, su gobierno se opuso oficialmente a la ley.

Tradicionalmente el procurador general debería de defender la posición del gobierno en un caso de la Corte Suprema, pero Obama ordenó que el Departamento de Justicia no se involucre en el asunto.

Eso hace preguntar si cualquier parte puede intervenir y defender la ley.

Junto al asunto institucional, los magistrados ordenaron a ambos lados que argumenten sobre una simple pregunta: si los republicanos en el Congreso, que están representados oficialmente como el Grupo Bipartita de Asesoría Jurídica de la Cámara, tiene autoridad legal para inmiscuirse en el caso.

Los abogados que representan al grupo afirman que ellos deben de tomar la defensa de la ley, debido a que Windsor y el gobierno federal han tomado la misma posición legal.

“Sin la participación de la cámara”, dijo el abogado Paul Clement, “es difícil ver cómo podría existir un caso o controversia”.

El equipo legal de Windsor también ha dicho que los republicanos pueden defender la ley, al menos parcialmente, al sugerir que ella quiere una resolución sobre la constitucionalidad tan pronto como sea posible.

“Me devastó la pérdida del gran amor de mi vida, estaba muy enferma, entonces tuve que lidiar con juntar suficiente dinero para pagar los impuestos”, dijo recientemente a CNN la mujer de 83 años.

Nueve estados permiten el matrimonio entre personas del mismo sexo

Paul Katami y Jeff Zarrillo de Burbank, California, una de las parejas que demandaron a la Proposición 8, quieren casarse pero no pueden, argumentan que el Estado los discrimina debido a su sexualidad.

“Esto es sobre nuestra libertad”, afirma Katami. “No estamos intentando destruir el matrimonio. No estamos intentando redefinir el matrimonio. Estamos intentando decir que la igualdad es la columna vertebral de nuestro país”.

Un total de 41 estados prohíben los matrimonies del mismo sexo, aunque nueve de ellos permiten las uniones civiles. Otros nueve permiten el matrimonio entre personas del mismo sexo, donde unas 120,000 parejas se han casado.

Las prohibiciones parecieran estar en contra de las encuestas que muestran un creciente apoyo al matrimonio entre personas del mismo sexo.

Una encuesta de CNN/ORC International dada a conocer el pasado lunes reveló que el 53% de los estadounidenses lo aprueban, un aumento del 13% desde 2007.

Sobre cómo el gobierno federal debe de manejar el caso, otra encuesta de CNN/ORC International publicada este martes mostró que 56% del público siente que a nivel federal también debe reconocerse el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Temas:
Secciones: Estados Unidos • Historias humanas