Las amenazas de Kim Jong Un alimentan las dudas sobre su estrategia como líder
2 abril 2013
08:40 AM ET

Las amenazas de Kim Jong Un alimentan las dudas sobre su estrategia como líder

(CNN) — El mundo ha vuelto a estremecerse estos días con las amenazas de Corea del Norte y la declaración del "estado de guerra" con Corea del Sur, mientras que ésta ha advertido que responderá "con fuerza".

Fue un día más de discursos hostiles y exagerados desde la ermitaña y empobrecida nación que lidera Kim Jong Un. Aumentan las interrogantes alrededor del joven líder tras las recientes pruebas de misiles y armamento, y la anulación del armisticio que se implementó en 1953 tras la Guerra de Corea.

¿Su comportamiento es una actuación? ¿Es lo suficientemente capaz para dirigir un gobierno? Los observadores de Pyongyang hacen una predicción y dicen que las amenazas más recientes procedentes de la Península de Corea podrían reflejar un esfuerzo por incrementar el atractivo de Kim y las lealtades hacia él.

¿El discurso beligerante se dirige al pueblo?

Christopher Hill, diplomático estadounidense, dijo que el “prolongado” e intenso “derroche de amenazas procedentes de Pyongyang no debe ignorarse, pero podría estar dirigido a los mismos ciudadanos”.

“Creo que tiene mucho que ver la política local norcoreana, si es que puede entenderse ese concepto, que revela que Kim Jong Un no es muy bien recibido”, dijo Hill a CNN. “Creo que están tratando de mejorar su estatus, de hacerlo ver como un líder en tiempos de guerra”.

¿Kim está tratando de consolidar su poder?

El diario británico The Independent señaló que Kim está trabajando para “asegurar su posición”.

“El nuevo ‘líder supremo’ no sólo debe deshacerse de sus opositores en las escépticas fuerzas armadas de Corea del Norte, sino que también tiene que demostrar a su pueblo hambriento y torturado que las amenazas de los ‘imperialistas extranjeros’ son más importantes que las promesas para mejorar las condiciones de vida”.

“¿Qué mejor estrategia que llevar a cabo una prueba nuclear y luego usar las sanciones internacionales como excusa para alistar las tropas, romper el pacto de no agresión con Seúl y lanzar propaganda incendiaria en la que Barack Obama muere en un ataque nuclear, por ejemplo?”

¿Kim es mentalmente estable?

¿Acaso Kim está loco? David Kang y Victor Cha, colaboradores de la revista Foreign Policy, dicen que es lo opuesto a su introvertido padre, Kim Jong Il. Después de un poco más de un año en el poder, Kim es una persona extrovertida a la que le encanta estar en público, ver sus amados partidos de baloncesto y dar discursos.

“Gran parte de su conducta podría ser un teatro político con el que se busca convencer a su pueblo de que el joven general está cómodo en el mando y también que su estilo de gobierno es diferente al de su padre”, según los analistas.

“Kim Jong Il no prestó atención al aspecto público del mando, mientras que la visibilidad de su hijo y su acercamiento a la cultura popular parece tener por objeto convencer a los norcoreanos de que bajo su mando podría haber cambios”.

¿Kim Jong Un es más peligroso que su padre?

Este mes, un alto funcionario del gobierno estadounidense dijo a CNN que Kim Jong Un estaba “actuando de una manera un poco más extrema que su padre, quien era más frío y calculador”.

“No recuerdo que hubiera llegado tan lejos en cuanto al alcance y el ritmo de su discurso. La amenaza de lanzar armas nucleares directamente en contra de Estados Unidos y Corea del Sur demuestra lo que muchas personas han estado diciendo, que estamos lidiando con un personaje nuevo”, agregó el funcionario.

Otro alto funcionario del gobierno dijo que la juventud de Kim y su formación en el extranjero daba a muchos observadores de Corea del Norte la esperanza de que estuviera más dispuesto a establecer lazos con Occidente.

“Desafortunadamente, está siguiendo muy de cerca el ejemplo de su padre y de su abuelo", dijo el funcionario. “Es difícil ser optimistas”. Su abuelo, Kim Il Sung, fue el líder fundador de Corea del Norte.

¿Qué hay detrás del teatro político?

Kang y Cha dijeron que la pregunta correcta es si Kim será aventurado o cauteloso. Un líder arriesgado “puede o no ser bueno para Corea del Norte y sus relaciones con el mundo exterior”, señalaron. Cualquier cambio importante en la política exterior podría traer consigo “enormes peligros”. Las reformas locales, económicas y sociales, también conllevan riesgos, dijeron.

“Si Kim deja atrás el teatro político de los últimos 60 años —los insultos, las amenazas de convertir Seúl en un océano de fuego— y se arriesga a ejecutar un ataque militar a gran escala contra Corea del Sur e incluso contra Estados Unidos, estará arriesgando su propio pellejo y el de su país”, escribieron.

¿Qué pasa si Kim se muestra prudente? “Si Kim se muestra cauteloso y simplemente busca mantener el estatu quo, demostrará que la política norcoreana seguirá estando desorganizada, sin que cambie realmente el frustrante, peligroso y persistente juego de políticas arriesgadas”, dijeron.

Lo que no sabemos de Kim

Fred Kaplan escribió para el sitio web Slate que Kim Jong Il había sido educado para tomar las riendas del poder. Sin embargo, Kim Jong Un “aún es difícil de descifrar”.

Kim Jong Un “no tenía experiencia política ni militar antes de tomar el control de las fuerzas armadas, del partido y del país”. El joven líder “tuvo poco tiempo para aprender algo; en el mejor de los casos es difícil descifrar su comportamiento y a veces es desconcertante”.

Kaplan habla de un incidente que ocurrió hace un año. El presidente Barack Obama acordó proporcionar asistencia alimentaria a Corea del Norte a cambio de que suspendieran las pruebas de misiles y nucleares. Sin embargo, Kim realizó una prueba de misiles antes de que llegaran los alimentos. Hizo público el acto después de que Obama cancelara la asistencia alimentaria y logó que el Consejo de Seguridad de la ONU condenara los actos de Corea del Norte.

Kaplan compara a Kim Jong Un con su padre y con su abuelo. Kim Jong Il y Kim Il Sung “habrían amenazado y esperado a que el enemigo (Estados Unidos, Corea del Sur, la ONU o una combinación de los anteriores) les ofreciera un soborno a cambio de su tolerancia. Habrían tomado el soborno y los otros habrían tolerado”, escribió Kaplan.

“Sin embargo, este nuevo Kim aceptó la promesa del soborno y de todas formas cumplió su amenaza, aun antes de que se hiciera el pago, que en este caso eran alimentos muy requeridos”. Ahora, el pueblo quiere saber si Kim “sabe jugar el juego de su familia”, dijo Kaplan.

“Siempre ha sido un juego detestable, pero en los viejos tiempos, cuando vivían el padre y el abuelo, habría terminado pacíficamente, al menos por un rato, si Occidente les seguía la corriente”, dijo.

Elise Labott, de CNN, colaboró con este reportaje.


Secciones: Corea del Norte • Corea del Sur • Estados Unidos • Mundo