Hezbolá intervendrá en Siria si los extranjeros amenazan al régimen
El líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah, dijo que el grupo podría intensificar su presencia en Siria.
1 mayo 2013
05:03 PM ET

Hezbolá intervendrá en Siria si los extranjeros amenazan al régimen

Por Saad Abedine

(CNN) — Hezbolá amenazó con una mayor intervención en Siria si existiera la amenaza de que el régimen caiga ante Estados Unidos, Israel o los extremistas, declaró el grupo militante.

El grupo radical chiita, al que Estados Unidos e Israel califican como organización terrorista, señaló que se encuentra en Siria solo para proteger de la guerra a los libaneses y a los santuarios chiitas sagrados.

Sin embargo, hace meses surgieron reportes de que los combatientes de Hezbolá están luchando contra los rebeldes sirios cerca de la frontera con Líbano. El martes, el líder de Hezbolá, Hassan Nasrallah, dijo que el grupo podría intensificar su presencia en Siria y lanzó una ominosa advertencia a los miembros de la oposición que cuentan con el apoyo de los extranjeros y que podrían pretender derrocar al presidente sirio, Bachar al Asad.

“Siria tiene auténticos amigos en la región y en el mundo que nunca permitirían que Siria caiga en manos de Estados Unidos, Israel o los grupos extremistas. Nunca lo permitirán. Podrán preguntarse cómo lo harán. Los detalles vendrán más tarde”, dijo Nasrallah.

Desde hace dos años, la guerra civil en Siria ha sido alimentada no solo por las exigencias de libertad y de poner fin a la dinastía familiar de Al Asad, sino por los conflictos sectarios.

La mayoría de la población del país es musulmana sunita; la familia de Al Asad es alauí, una ramificación del Islam chiita.

El líder de Hezbolá expresó su preocupación por que algunos extremistas sunitas podrían intentar destruir templos sagrados chiitas en Siria. Aunque los chiitas respetan profundamente esos santuarios, ciertos sunitas radicales los consideran un sacrilegio.

Uno de los santuarios más notables es el Sayida Zeinab, que según los chiitas alberga la tumba de la nieta del profeta Mahoma. Se localiza a unos 10 kilómetros al sur de la capital de Siria.

“Algunos grupos extremistas planean cumplir sus amenazas al respecto (de Sayida Zeinab); si se cometiera ese crimen, traería graves consecuencias”, dijo Nasrallah.

Sin embargo, la Coalición Nacional de Siria, una agrupación de grupos de oposición, desestimó las declaraciones del líder de Hezbolá.

“Los sirios son los únicos responsables de defender y proteger sus ciudades y sus santuarios sagrados. No necesitamos que las milicias del régimen o los combatientes de Hezbolá nos digan cuál es nuestro deber”, dijo la coalición a través de un comunicado. “Esta es nuestra tierra, nuestro país y nuestro futuro”.

Holly Yan, de CNN, colaboró con este reportaje.


Secciones: Estados Unidos • Mundo • Siria