La Asociación Nacional del Rifle realiza su convención en medio del debate por las armas
3 mayo 2013
10:06 AM ET

La Asociación Nacional del Rifle realiza su convención en medio del debate por las armas

(CNN) — La convención anual de la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés) será el centro de atención este fin de semana, pues ocurre solo días después de que el Senado votó en contra de una controversial medida para el control de armas, una derrota para quienes pedían leyes más estrictas luego de la masacre en Newtown, Connecticut.

Mientras miles de personas se reúnen en Houston, activistas en contra del control de las armas celebrarán la derrota de la legislación en el Congreso y quienes están a favor de endurecer las medidas de control podrían manifestarse en el evento.

El astronauta retirado Mark Kelly, activista a favor de un mayor control y esposo de la exrepresentante Gabrielle Giffords, se dirigió al grupo a través de una columna en un diario local y dio la bienvenida a los integrantes de la asociación, pero advirtió sobre el liderazgo del grupo.

"La NRA solía ser una gran organización, y todavía puedes obtener un valor práctico de ser un miembro, desde seguros hasta cursos de seguridad de armas", escribió.

"Pero esos servicios son pequeñas papas comparado con lo que el liderazgo de la asociación hace con grandes cantidades de dinero. La principal prioridad del liderazgo de la asociación es asegurarse de que las corporaciones que fabrican armas y municiones sigan teniendo altas ganancias. Su prioridad principal no son ustedes, los integrantes de la asociación".

Kelly destacó la gran recaudación de la NRA el año pasado, tras los ataques en Aurora, Colorado, y en Newtown, Connecticut. Particularmente señaló al vicepresidente Wayne LaPierre y a los fabricantes de armas, al decir que "explotan los temores de la gente" a cambio de una industria de las armas con mayores ganancias.

Kelly y Giffords, quien quedó herida en un ataque armado en 2011 en Tucson, han defendido en Washington leyes contra las armas más estrictas luego del ataque en la escuela Sandy Hook.

El pasado 17 de abril, el Senado votó en contra de un sistema de verificación de antecedentes que incluía a compradores privados en ferias de armas y en línea. También votó en contra de una prohibición de las armas de asalto.

Oponentes de la legislación argumentaron que violaría la segunda enmienda y que la ley de verificación de antecedentes no hubiera prevenido una tragedia como la ocurrida en Newtown, donde el atacante, Adam Lanza, no fue investigado para comprar sus armas, adquiridas legalmente y registradas por su madre, Nancy Lanza.

James Holmes y Jared Loughner, los atacantes de Aurora y Tucson, respectivamente, pasaron la verificación de antecedentes cuando compraron sus armas.

Pero Erica Lafferty, hija de la directora de la escuela Sandy Hook, Dawn Hochsprung, aún quiere que Washington haga algo. Ella viajó a Houston para intentar compartir con integrantes de la asociación su punto de vista.

"Quiero hacer a mi madre humana para ellos en vez de que sea solo otro nombre en una lista de personas que fueron asesinadas. Ella era una persona, una gran persona. Necesitan saber eso", dijo Lafferty a CNN.

Cuestionada sobre si estaba nerviosa por ir a una convención de gente que apasionadamente está en desacuerdo con sus puntos de vista, Lafferty dijo: "no".

"También son personas, y confío en que serán respetuosas como yo”, dijo.

A principios de esta semana, Lafferty confrontó al senador republicano Kelly Ayotte de Nueva Hampshire en un evento, al preguntarle: "¿Por qué la carga de mi madre muerta a tiros en los pasillos de su escuela primaria no es tan importante" como inconveniente para los vendedores de armas?

Ayotte fue uno de los 41 republicanos que votaron contra la verificación de los antecedentes.

Lafferty no está sola. Según una encuesta de la Universidad de Quinnipiac difundida este miércoles, el 71% de los votantes están insatisfechos o enojados por el rechazo del Senado a la verificación de antecedentes, que tenía amplio apoyo del público. En tanto, el 17% quiere que el presidente Barack Obama continúe buscando que se apruebe una legislación más estricta para verificar los antecedentes, y el 30% desea que el presidente presione en otros asuntos relacionados con el tema.

Todd Sperry, Kevin Liptak y Joe Johns contribuyeron con este reporte

Temas:
Secciones: Estados Unidos