La Asociación Nacional del Rifle promete una 'guerra' por las armas en EE.UU.
4 mayo 2013
05:43 PM ET

La Asociación Nacional del Rifle promete una 'guerra' por las armas en EE.UU.

(CNN) — La convención anual de la Asociación Nacional del Rifle (NRA, por sus siglas en inglés) se llevó a cabo este sábado en Houston con un mensaje de su vicepresidente ejecutivo Wayne LaPierre que aseguró que están dispuestos a enfrentar “una larga guerra” contra el control de armas en Estados Unidos.

El discurso del vicepresidente ejecutivo de la asociación fue duro contra el presidente estadounidense, Barack Obama, que ha abogado por restricciones que permitan controlar las armas en el país desde un tiroteo en una escuela primaria de la comunidad de Newtown, Connecticut, en diciembre de 2012.

Los asesinatos de más de una docena de niños de primaria y maestros en Newtown desataron las peticiones de los activistas en EE.UU. por el control de armas y puso gran presión sobre los hombros del grupo de LaPierre con encuestas que muestran que la mayoría de los estadounidenses está a favor de las restricciones.

LaPierre afirmó que el número de miembros de la asociación alcanzó la cifra récord de cinco millones de personas desde el tiroteo de Newtown. “Estamos en medio de una lucha única por todo lo que nos importa. Nosotros tenemos la oportunidad de asegurar una libertad para toda una generación o perderla para siempre”, dijo LaPierre a sus simpatizantes este sábado.

Uno de los temas tratados en la convención es el lanzamiento de lo que los organizadores llaman una "guerra cultural” contra el control de las armas. “Debemos permanecer vigilantes y con mayor firmeza, preparándonos para las batallas más difíciles que se ciernen ante nosotros”.

LaPierre menospreció lo que llamó el “asedio a nuestros derechos” por parte del presidente Obama y los esfuerzos de algunos legisladores estadounidenses por promulgar nuevas medidas de control de armas que calificó de “pose política”.

“Señor presidente, usted puede dar todos los discursos que quiera, puede realizar todas las encuestas que quiera y llamar a los miembros de la NRA con todos los nombres desagradables que pueda pensar, pero su legislación para el control de las armas no detendrá a un solo criminal ni hará que nadie esté más salvo en ninguna parte”, dijo La Pierre.

La convención ocurre semanas después de que el Senado estadounidense votó en contra de un sistema de verificación de antecedentes que incluía a compradores privados en ferias de armas y en línea.

También votó en contra de una prohibición de las armas de asalto, lo cual fue un golpe fuerte para los activistas a favor del control de armas en el país. Obama ha asegurado que continuará abogando porque existan restricciones.

Oponentes de la legislación argumentaron que violaría la segunda enmienda y que la ley de verificación de antecedentes no hubiera prevenido una tragedia como la ocurrida en Newtown, donde el atacante, Adam Lanza, no fue investigado para comprar sus armas, adquiridas legalmente y registradas por su madre, Nancy Lanza.

LaPierre y la NRA piden que las leyes actuales sean reforzadas y que en las escuelas haya guardias armados para proteger a los estudiantes, profesores y administrativos, así como que el gobierno reconstruya “un sistema roto de salud mental”.

Este sábado, LaPierre también se refirió al alcalde de la ciudad de Nueva York, Michael Bloomberg, quien ha dado fondos al grupo Alcaldes contra las Armas Ilegales, a quien acusó de actuar como una “niñera nacional”.

Según una encuesta de la Universidad de Quinnipiac difundida esta semana, el 71% de los votantes están insatisfechos o enojados por el rechazo del Senado a la verificación de antecedentes, que tenía amplio apoyo del público.

En tanto, el 17% quiere que el presidente Barack Obama continúe buscando que se apruebe una legislación más estricta para verificar los antecedentes, y el 30% desea que el presidente presione en otros asuntos relacionados con el tema.