Últimas palabras de su madre motivan a una mujer a bajar 39 kilos
5 mayo 2013
02:51 PM ET

Últimas palabras de su madre motivan a una mujer a bajar 39 kilos

Por Jacque Wilson, CNN

(CNN) — “Hola, Precious

Cherie Hart Steffen volteó a ver a su profesor, que estaba en el vestíbulo de la Universidad.

“¿Qué?”, preguntó segura de haber escuchado mal. Él repitió: “Precious… ya sabes, la de la película”.

Los estudiantes que los rodeaban empezaron a reír. Steffen solo estaba incrédula. Su profesor la acababa de comparar con el personaje obeso que encarnó Gabourey Sidibe en la cinta de 2009.

“Fue como si… alguien me hubiera golpeado en la cabeza con una sartén”, recuerda.

Su mente viajó al pasado seis meses, cuando un hecho cambió su vida, en junio de 2009. Su madre —su mejor amiga en el mundo— estaba muriendo. Steffen condujo toda la noche con la esperanza de verla por última vez. LaVerne Hart se las arregló para darle a su hija dos consejos antes de sucumbir ante el cáncer que se había esparcido por todo su cuerpo.

“Ahorra. Baja de peso”, dice Steffen; esas fueron las palabras que se quedaron grabadas para siempre en su cerebro.

Steffen no hizo caso inmediatamente. No podía hacer ejercicio a causa de una hernia de disco en una vértebra lumbar; la pena la había llevado a buscar consuelo en la comida. En los meses que transcurrieron después de la muerte de su madre, subió entre 14 y 18 kilos. Sin embargo, ese momento con su profesor fue la gota que derramó el vaso.

“Es suficiente”, pensó, mientras la multitud que la rodeaba se disipaba. “Hagámoslo”.

La hija de una modelo

Las hermanas mayores de Steffen eran naturalmente delgadas. Se parecían a su madre, quien había sido modelo. Pero ese no fue el caso de Steffen: creció siendo fornida y durante su adolescencia subió de peso.

Ella y su madre peleaban constantemente por su talla. Hart presionaba a su hija para que bajara de peso, pero seguía comprando comida chatarra para toda la familia.

“(Mi madre) no sabía cómo lidiar con eso (...) Yo comía lo que todos comían… Ninguno de sus otros hijos se parecía a mí”, recuerda Steffen.

Desesperada, Steffen lo intentó todo. Desde dietas extremas hasta ejercicios extremos. Llegó el momento en el que ingería menos de 500 calorías al día. Perdía peso por un período breve y luego lo volvía a subir cuando la vida real ganaba la batalla.

Ir de compras la hacía sentir miserable. “En realidad no hacen ropa grande que se vea atractiva (...) Todo parece una lona”. Miraba anhelante mientras sus amigas se probaban prendas bonitas y salían en citas. Su primer beso se pospuso hasta la universidad.

Llegó el momento en el que pesaba 105 kilos y medía 1.57 metros.

Lento pero seguro

El humillante incidente de Precious ocurrió en enero de 2010. Esa noche, Steffen se subió a la caminadora que tenía en su casa y caminó durante 10 minutos. Fue difícil, pero se prometió hacerlo de nuevo al día siguiente. Bajaría de peso sin importar cuánto tiempo le tomara.

Todos los días caminaba un poco más. Para finales de año, había perdido 15 kilos y había empezado a trotar. Aún no se ejercitaba fuera de la casa, por temor al ridículo.

Se iba a graduar pronto en justicia criminal y pensó que sería una buena oficial de policía. Empezó a prepararse para el examen de aptitud física, pero una fractura de tibia le impidió que asistiera a las pruebas en la academia.

La depresión llegó sigilosamente. Steffen pensó acerca de lo que quería hacer realmente. Se dio cuenta de que era feliz con su nueva rutina de salud. ¿Podría trabajar en el sector del acondicionamiento físico? Investigó un poco y se encontró con el programa de certificación de entrenadores personales de la Academia Nacional de Medicina del Deporte de Estados Unidos.

El entrenamiento personal es un sector en auge, dice el vocero de la academia, David Van Daff.

“Todos están conscientes de que hay una crisis (de obesidad), una epidemia”, dice. “La gente está intentando varios métodos para mejorar su condición física, pero no tienen éxito de forma independiente. Reconocen que necesitan un entrenador, alguien que los motive y que los haga ser responsables”.

Los entrenadores personales proporcionan a los clientes programas para cumplir sus objetivos, dice Van Daff, ya sea perder peso, desarrollar músculo o condición física en general. En la certificación de la Academia Nacional de Medicina del Deporte se enseña de todo, desde anatomía básica hasta quinesiología, pasando por técnicas de motivación.

A Van Daff le encanta ver que las personas que han perdido una cantidad significativa de peso se vuelvan entrenadores.

“Para quien trabaja en este sector es útil poder identificarse con sus clientes desde una perspectiva personal”, dice. “Si tienes un entrenador que sabe lo que es tener entre 14 y 18 kilos de sobrepeso… eso ayuda a ganarse la confianza (del cliente)”.

Steffen aprobó su examen de certificación mientras perdía entre 14 y 18 kilos más. Designó el 2012 como el año para correr: corrió su primera carrera de 5 kilómetros en mayo y su primer medio maratón más adelante ese año. Para finales del año, finalmente se inscribió en un gimnasio y empezó a levantar pesas.

“(Pensaba que) me veía bien con mi ropa, pero, ¿lucía bien desnuda?”, dice riendo.

Ahora, va al gimnasio entre cinco y seis días a la semana para entrenar y correr. También ha mejorado sus hábitos alimenticios. Steffen hace cinco comidas pequeñas al día y casi siempre incluye proteínas, ya sea pollo, atún, yogurt griego o pescado. En el trabajo, hay un galón de agua en su escritorio. (“Voy constantemente al baño”, dice). Ha dejado de comer papas fritas y pan francés, que posiblemente son sus dos perdiciones dietéticas, aunque se consiente en una comida a la semana.

Todo su esfuerzo ha rendido frutos. Steffen ha perdido 39 kilos e inspira a otras personas en su blog, CherieRunsThis.com.

Salir adelante

Hace casi un año, Steffen se topó con su antiguo maestro del colegio, el que la llamó Precious. No lo había visto desde la graduación.

Como si fuera una escena de una película, Steffen dejó caer una naranja y esta rodó por el suelo. Su profesor la levantó mientras un millón de frases cruzaban por su mente.

“Había soñado con este momento”, dice. “Pensé que entraría en su oficina y le diría: ‘Mírame ahora’”.

Pero simplemente le dijo: “Gracias”.

“Si no hubiera dicho lo que dijo, nada de esto habría pasado”, explica. “Él todavía no tiene idea”.

Por ahora, Steffen trabaja como consultora de arrendamiento en un complejo de departamentos, pero está estudiando para volverse especialista en nutrición deportiva en la Academia Nacional de Medicina del Deporte y espera llegar a tener suficientes clientes como para ser entrenadora personal de tiempo completo.

También tiene la mira puesta en unas cuantas competencias de bikinis, tal vez para hacer un homenaje a la carrera de modelaje de su madre. Se imagina que Hart enloquecería si la viera ahora y de inmediato querría ir de compras.

“Le hubiese encantado que la haya escuchado y que haya seguido su ejemplo”, dice Steffen. “Estaría realmente orgullosa de mí porque lo hice bien”.

Temas: , ,
Secciones: Salud • Vida
soundoff (17 comentarios)
  1. meowmix

    en realidad al leer la historia te das cuenta de que la motivacion fue ser comparada con precious.. y no tanto las palabras de su moribunda madre..

    6 mayo, 2013 en 6:31 pm | Report abuse |
  2. Bombon

    Tu mami está orgullosa de ti, donde está ahora. Comparto tu entusiasmo, yo también baje 27 kilos en seis meses, no cabe duda que la determinación es lo más importante para lograr cualquier objetivo, creo que otro "secreto" está en ser perseverante y tomarlo como una forma de vida y no sólo como un método temporal :)

    6 mayo, 2013 en 12:32 pm | Report abuse |
    • luis

      hola bombon, lei tu comentario ¿ como le hiciste para bajar esos 27 kilos? comenta pasa la receta, yo peso 115 kilos y mido 1.70 tengo 40 kgs aprox de mas.l quiero bajar.

      18 mayo, 2013 en 2:07 pm | Report abuse |
  3. Angie

    ¡Sí se puede...! ¡Sí se puede...! Con voluntad y firmeza de propósito...

    6 mayo, 2013 en 11:57 am | Report abuse |
  4. luisa

    Me parece muy bien que ella bajara de peso si era lo que ella quería, pero me parece el colmo lo que le dijo el profesor y creo que muestra una temática que muchos ignoran y es el hecho de que los profesores también hacen bullying.

    6 mayo, 2013 en 10:54 am | Report abuse |
  5. Navaja Filosa

    Todos los paises gastan millonadas en atender enfermedades por sobrepeso de las personas. Si bien el estado no debe obligarte a una dieta, si puede legislar y apoyar iniciativas y leyes que busquen regular el alimento de la poblacion. Eso a la larga es un beneficio para todos: salud para las personas, ahorro para el estado. NO COMPRE ALIMENTOS CHATARRA!!!!

    6 mayo, 2013 en 9:32 am | Report abuse |
  6. Arianne

    me gusta leer estas historias, son perfectas para todas aquellas personas que quieren cambiar su vida, son historias de personas normales que salen adelante a pesar de las circunstancias, y eso demuestra que todo se puede lograr con mucho esfuerzo, paciencia y dedicación!!

    6 mayo, 2013 en 9:23 am | Report abuse |
  7. Liz

    Creo q el título de la nota está errado, lo q hizo q perdiera peso finalmente fue lo q le dijo ese profesor, q tipejo. Me alegro por ella, pero q triste q tu madre no te acepte ni hasta en su lecho de muerte y q lo último q te diga no sea lo mucho q te ama sino que bajes de peso.

    6 mayo, 2013 en 9:12 am | Report abuse |
  8. maría cristina galeano

    Buenas notas!!!

    6 mayo, 2013 en 8:53 am | Report abuse |
  9. lorena lara

    La felicito por esa fuerza de voluntad, que tiene. Es la que nos hace falta en algunas ocaciones. Lo importante de bajar de peso es no arriesgarnos ha adquirir enfermedades, y mas aun ,cuando venimos de familia, con enfermedades comunes. Como diabetes , himpertension, cholesterol. ,entre otros. Lo sabemos.pero es inutil. Yo he sufrido desde chica. Las carrillas de mis hermano, primos, por que en mi familia, soy la unica mujer. Y eran muycrueles conmigo .no era muy gorda. Ellos querian perfeccion y cai en la bulimia, ahora en este año he tratado de estar mejor. No como mucho. Y nada mas mi mente piensa estar delgada. Mucha gente dice. Que estoy bonita. Pero yo creo que con unos kilos. En verdad voy. ha estar mejor. gracias ..por su historia. Si yo le contara. Eso si ha cada gordita que miro les doy consejos, y mucha fortaleza, para que le pongan ganas ha su fisico. El cuerpo de uno es el equilibrio de tu vida!!

    6 mayo, 2013 en 4:04 am | Report abuse |
  10. Tere

    Te felicito Steffen eres un ejemplo espectacular a segur que mira yo estoy pasando por una situación muy mal por mi gordura es que ya así no quiero vivir, es que aparte tengo mi abdomen destrozado, seguiré tu ejemplo te ves hermosa :)

    5 mayo, 2013 en 6:17 pm | Report abuse |
  11. BORIS CHILENO

    EL CERDO JOHN KERRY DICE QUE LATINOAMERICA ES EL PATIO TRASERO DE WASHINGTON., LO DIJO EL DIA 17 DE ABRIL, DE ESE MODO DEMUESTRAN EL DESPRECIO POR NUESTROS PUEBLOS. PERO NO FALTAN LOS CHUPA PENES , LATINOS QUE ESTAN LAVANDO BAÑOS EN EEUU , PERO QUE DEFIENDEN A SU AMO A MUERTE CUANDO YO ME REFIERO A EEUU COMO UN CERDO

    5 mayo, 2013 en 3:32 pm | Report abuse |
    • Angie

      uy pero que mente tan podrida la tuya de veras... tú y tus comentarios dan pena....

      6 mayo, 2013 en 11:55 am | Report abuse |
  12. Beatriz Martínez

    Además eres una morena muy linda todo lo que emprendas lo vas a lograr sigue adelante

    5 mayo, 2013 en 3:22 pm | Report abuse |
  13. Beatriz Martínez

    Muchas felicidades eso me motiva muchísimo porque yo también ya tome la decisión de hacer ejercicio y comer sano adelante sigue hasta que logres tu objetivo Steffen.

    5 mayo, 2013 en 3:21 pm | Report abuse |
  14. ENMANUEL

    Excelente ejemplo, pero ¿Qué de quienes aún no lo logran? También se van a dejar decir Precious? No me parece!!

    5 mayo, 2013 en 3:13 pm | Report abuse |
  15. yoania

    Ejemplo digno!! Estoy en ese camino!! lo lograre.

    5 mayo, 2013 en 3:06 pm | Report abuse |