(CNN) - El fiscal de distrito de Salt Lake City presentó un recurso ante una corte juvenil de Utah para que el adolescente acusado de golpear y matar a un árbitro de fútbol sea juzgado como un adulto.

Asimismo, el caso ha sido caratulado como homicidio por ataque, un delito de tercer grado según la legislación del estado.

Ricardo Portillo, de 46 años, dirigía un partido en Taylorsville, un suburbio de Salt Lake City, el 27 de abril, cuando sancionó a un jugador con una tarjeta amarilla por una infracción en el juego. La decisión, dijo la policía, llevó a que el jugador de 17 años le diera un puño en la cara a Portillo.

Portillo permaneció siete días en condición crítica y falleció el último sábado por la noche.

“Amaba el fútbol”, le dijo el viernes su hija Johana Portillo a CNN. “Nunca pensamos que esto iba a suceder. Amaba lo que hacía y era su pasión”.

Y agregó: “El doctor dice que sólo un milagro recuperaría a mi padre”.

El incidente es semejante a un ataque en Países Bajos en diciembre.

En ese hecho, la policía acusó a dos jóvenes de 15 años y a uno de 16 por golpear a un juez de línea de 41 años durante un partido de fútbol aficionado.

El hijo del juez estaba jugando en el partido cuando ocurrió el incidente, y presenció el ataque.

El juez de línea, Richard Nieuwenhuizen, cayó en coma y murió al día siguiente.