El secuestrador de Cleveland tenía una cámara de torturas
11 mayo 2013
07:47 AM ET

El secuestrador de Cleveland tenía una cámara de torturas

Cleveland (CNN) - Violaciones, palizas, abortos forzados... Los horrores a los que Ariel Castro sometió a las cuatro mujeres a las que tuvo recluidas hasta 10 años empiezan a salir a la luz, conforme su testimonio va conociéndose. "El secuestrador operaba una cámara de torturas y prisión privada en el corazón de la ciudad," dijo a los periodistas el fiscal fiscal Timoty McGinty. "La horrible brutalidad y la tortura que sufrieron las víctimas durante una década va más allá de la comprensión humana", añadió.

- La familia de Michelle Knight no sabe dónde está

Ariel Castro compareció en silencio ante la corte el jueves, cabizbajo, mientras le acusaban de cuatro cargos de secuestro y tres de violación, acusado de mantener a las mujeres en cautiverio en su casa de Cleveland. La juez Lauren Moore impuso para Castro una fianza de ocho millones de dólares, dos por cada mujer retenida, ya que aparte de las tres jóvenes secuestradas, se encuentra la hija que él mismo engendró con una de ellas.

Horas más tarde, el fiscal superior en el condado de Cuyahoga, Ohio, anunció que presentaría más cargos – "por cada acto de violencia sexual ... cada día del secuestro, cada asalto criminal y todos sus intentos de asesinato".

Por otra parte, el fiscal Timoteo McGinty dijo que iba a tratar de convencer al jurado de que acusara a Castro, de 52 años, por "homicidio grave" para la interrupción del embarazo a sus cautivas. Se refirió a una ley estatal que permite que una persona pueda ser acusada de asesinato – una condena que podría llevar a la pena de muerte en Ohio – por matar niños no nacidos.

De acuerdo con un informe obtenido por CNN, Michelle Knight dijo que quedó embarazada por lo menos cinco veces. Cuando eso sucedió, ella dijo a los investigadores, que Castro le dejaba sin comer y le golpeaba en la tripa hasta que perdía a los bebés.

No se sabe cuántas veces más quedaron embarazadas las otras mujeres y si les obligó a abortar también. Una de ellos, Berry, dio a luz a una hija, durante el secuestro y fue precisamente Michelle Knight quien tuvo que atender el parto, en una piscina de plástico, y bajo la amenaza de Castro de que le mataría si el bebé moría. Hubo un momento de pánico porque el bebé no respiraba pero finalmente lo sacaron adelante. "Lo más increíble es que esta chica que no sabe nada sobre partos fuera capaz de dar a luz la que ahora es un niña sano de 6 años de 6 años", dijo la fuente.

La propia madre de Castro intentaba comprender el horror que su hijo había causado.

"Tengo un hijo enfermo que ha hecho algo terrible", dijo a Univision y Telemundo. "Estoy sufriendo mucho pido perdón a las madres. Por favor que esas chicas me perdonen".

Qué estaba pasando por la mente del sospechoso, cuando supuestamente engañó a tres mujeres para subirlas a su coche entre 2002 y 2004, las llevó a tres kilómetros de distancia y las mantuvo allí encadenados, amenazada y violándolas en repetidas ocasiones?

Ni Castro, sus abogados ni policiales han explicado el motivo públicamente.

El sospechoso ha hablado con los investigadores, confesando algunas de las acciones de las que se le acusa y según dijo una fuente de la policía participa activamente en la investigación.

También están estudiando detenidamente las pruebas, incluyendo más de 200 artículos confiscados de la casa de la avenida Seymour Castro. Entre ellos se encuentran escritos del sospechoso, dijeron dos fuentes policiales estrechamente involucrados en el caso.

En ellas hay "detalles específicos de las acciones y las razones por qué lo hizo" vinculados al secuestro, una de las fuentes policiales dijeron. El autor cita su propia historia de abuso por parte de miembros de la familia como justificación.

La fuente – que describió los escritos "como muy largos" como "más de un diario", – dijo que también hablaba de suicidio.

Las autoridades están trabajando "cuidadosamente" para ver si otras personas se involucraron en el plan de secuestro. Dos de los hermanos de Castro, Pedro y Onil, fueron inicialmente detenidos en el caso pero se les liberó después de que no encontraran ninguna prueba que les vinculara al secuestro.

Una de sus hijas, Angie Gregg, dijo a CNN que "quería morirse" al enterarse de que su padre estaba implicado.

Pero mirando hacia atrás, cree que hay indicios de que algo iba mal – por ejemplo que mantuviera su casa completamente cerrada y que a veces desaparecía misteriosamente durante una hora o así, y luego volvía, sin dar "ninguna explicación". "Todo tiene sentido ahora", dijo Gregg. "

De acuerdo con el informe inicial, las mujeres dijeron que Castro primero las tuvo encadenadas en el sótano, pero luego les permitió vivir en el segundo piso de la casa.

Las mujeres salieron sólo dos veces durante su terrible experiencia – y muy brevemente dijo el director de Seguridad Pública de Cleveland, Martin Flask.

La mayoría del tiempo las tres permanecían en diferentes habitaciones, aunque interactuaban a veces y llegaron a "confiar en las otras para sobrevivir", dijo una fuente policial con conocimiento directo de la investigación.

Una de las cosas que podían contar era que su captor no las dejaba salir. Castro solía ponerlas a prueba, dijo la fuente policial. Hacía como se marchaba y cuando les sorprendía intentado huir al regresar de repente las castigaba brutalmente.

Knight permaneció hospitalizado en buen estado el jueves, dijo la portavoz del Centro Médico MetroHealth Tina Shaerban-Arundel.
Los otras secuestradas – Berry, de 6 años, su madre Amanda y Georgina "Gina" DeJesus – están de vuelta con sus familiares.

Especialistas del FBI que habló con ellos aseguraron que "necesitan desesperadamente el espacio y el tiempo", dijo McGinty.
"Tienen la oportunidad de sanar antes de buscar una prueba más a fondo de lo ocurrido."

Las personas cercanas a ellos, así como los residentes de Cleveland y más allá, están tratando de dar sentido a la supuesta depravación.
Uno de ellos es Arlene Castro, la hija del sospechoso y una vez un muy buen amigo de DeJesus.

Hablando el jueves en la cadena ABC "Good Morning America", dijo que habló por última vez con su padre a finales del mes pasado. Cualquiera que sea su relación, ella insistió: "No tenía idea de lo que estaba sucediendo", dijo. "Estoy muy disgustada, avergonzada, principalmente devastada", dijo Arlene Castro. "... Me gustaría decir que lo siento muchísimo."