El ataque terrorista en Londres, ¿una venganza de al Qaeda?
23 mayo 2013
01:45 PM ET

El ataque terrorista en Londres, ¿una venganza de al Qaeda?

Por Nick Hunt

LONDRES (CNN) — Los expertos en seguridad están empezando a analizar los hechos que desencadenaron en el terrible ataque en los suburbios de Londres contra un soldado británico. Lee Rigby tenía 25 años, pertenecía al Ejército británico desde 2006 y sirvió en Afganistán en 2009, según informó este jueves el Ministerio de Defensa.

Una línea clave de la investigación será determinar si este ataque se relaciona con los otros incidentes que han ocurrido en otras partes del mundo.

El analista de terrorismo de CNN, Paul Cruickshank, dice que no es difícil detectar los precedentes. “La investigación lleva poco en cuanto a la búsqueda del culpable y su motivación, pero hay antecedentes de extremistas islamistas que se inspiran en la ideología de al Qaeda y atacan a soldados en Occidente”, dijo.

Otra cosa que estudiarán los servicios de seguridad, agregó, es si hay algún grupo detrás de los ataques y si esto se planeó en el país.

Cruickshank dijo que anteriormente ha habido conspiraciones en las que los atacantes trataron de atacar a personal militar: fue significativo que el asesinato del miércoles ocurriera cerca de una base militar en el sureste de Londres.

“No se sabe si este oficial en particular era un blanco específico o si simplemente iba caminando por la zona y fue un blanco incidental”, dijo Cruickshank, “pero parece que en este ataque participó más de una persona, así que tal vez estuvo planeado. Simplemente no sabemos”.

La filial de CNN, ITN, transmitió un video en el que se ve a un hombre en la escena del ataque que sostenía un machete con las manos ensangrentadas y decía: “Juramos por el todopoderoso Alá que nunca cesaremos de atacarlos”. Luego, prosigue: “La única razón por la que matamos a este hombre es porque diariamente mueren musulmanes. Este soldado británico representa el ojo por ojo, diente por diente”.

Cruickshank hizo referencia a una conspiración de 2007 para secuestrar y asesinar a un soldado musulmán británico. Cuatro hombres tramaron secuestrar a un soldado que estuviera de permiso y luego decapitarlo en un garaje. Parviz Khan, el líder de los conspiradores, planeó decapitar al soldado “como si fuera un cerdo” y luego publicar en línea el video del asesinato. No se sabe si hay alguna relación entre esta conspiración y el ataque reciente.

Los principales clérigos de al Qaeda han llamado “héroes” a quienes atacan a soldados occidentales, dijo Cruickshank. “Estas personas se inspiran en la ideología de al Qaeda en Occidente”, dijo.

“Héroe” fue la palabra que el clérigo militante Anwar al Awlaki —quien nació y creció en Estados Unidos— usó para describir a Nidal Hasan, un soldado musulmán estadounidense destacado en Fort Hood, Texas. En noviembre de 2009, Hasan asesinó a tiros a 13 soldados estadounidenses en la base militar.

Hasan y Al Awlaki se habían comunicado a través de internet antes del tiroteo en la base militar, que en ese entonces se usaba para concentrar a los soldados que se desplegarían en Iraq y Afganistán, dijo Cruickshank. El mismo Al Awlaki murió en un ataque con naves no tripuladas en Yemen en septiembre de 2011.

“En los anteriores ataques, la motivación era la guerra en Afganistán e Iraq”, dijo Cruickshank. “Fueron experiencias formativas para una generación de extremistas islamistas en Reino Unido, Iraq y Afganistán”.

En 2012, Mohamed Merah, un argelino-francés de 23 años, emprendió un frenesí asesino que aterrorizó a Francia y cobró la vida de siete personas, entre ellas tres soldados. Murieron tres niños cuando atacó una escuela judía. Finalmente lo encontraron en su departamento en Toulouse, en el sur de Francia, en donde soportó un sitio de 32 horas antes de que las fuerzas de seguridad irrumpieran en el edificio y lo mataran, el 22 de marzo.

Durante el sitio, Merah dijo a los negociadores que estaba actuando en nombre de al Qaeda. Un alto oficial del contraterrorismo estadounidense dijo más tarde a CNN que se creía Merah se había relacionado unos meses antes con Jund al Khilafah, un grupo yijadista clandestino de Kazajistán relacionado con al Qaeda.

Cruickshank dijo que el que hayan ocurrido esos asesinatos a partir del retiro de tropas en Iraq y Afganistán carecía de importancia para los atacantes.

“La guerra de Iraq sigue teniendo importancia para esas personas. Una considerable cantidad de personas se han inspirado al ver videos de decapitaciones que los grupos como al Qaeda publican en Iraq”.

Monica Sarkar contribuyó con este reportaje.


Secciones: Gran Bretaña • Mundo