El cambio climático, ¿tiene algo que ver con los poderosos tornados en Estados Unidos?
24 mayo 2013
04:03 PM ET

El cambio climático, ¿tiene algo que ver con los poderosos tornados en Estados Unidos?

Por Elizabeth Landau, CNN

(CNN) — Sí, el cambio climático ocurre. Pero es difícil afirmar a ciencia cierta que el tornado que arrasó Moore, en Oklahoma, o cualquier tornado, haya sido influido por el cambio climático.

Los científicos no han establecido una conexión clara entre los tornados y el cambio climático, dijo J. Marshall Shepherd, experto en cambio climático y profesor en la Universidad de Georgia, en Estados Unidos.

Hoy contamos con un mayor conocimiento sobre cómo el cambio climático aumenta los riesgos de sequías, olas de calor y precipitación, dijo. También hay indicadores que establecen que los patrones de cambio pueden influir en la intensidad de los huracanes. Pero con respecto a los tornados no hay tanta información.

"En mi opinión, esta tormenta con tornados probablemente hubiera ocurrido independientemente de si hay climático o no", dijo Shepherd. "La pregunta es: ¿aumentamos el riesgo y probabilidad de acontecimientos más extremos en general a medida que cambia nuestro clima?".

Hace falta más investigación y debate sobre el calentamiento futuro y los ambientes que podrían producir tormentas, dijo.

Las tendencias en incidencias de tornados en los últimos 50 años parecen no haber cambiado con el incremento de los gases de efecto invernadero en la atmósfera y el aumento de temperaturas, de acuerdo con Shepherd.

Más allá de la pregunta sobre el cambio climático, los meteorólogos no saben mucho sobre por qué algunas tormentas eléctricas producen tornados y otras no. Según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos, solo el 1% de las tormentas eléctricas generan tornados. Sin embargo, la predicción de tornados avanza y evoluciona.

El clima, según Shepherd, es como el estado de ánimo; cambia constantemente. Las fuerzas subyacentes más profundas que llamamos "clima" son como la personalidad. Los gases de efecto invernadero se acumulan en nuestro océanos y atmósfera, por la actividad humana, influyen en esa personalidad, y eso es más difícil de arreglar.

Para explicarlo de otro modo, tomemos el ejemplo de un conductor que está sobrio y tiene cierto riesgo de tener un accidente, dijo Patrick Kinney, autor y director del estudio del Programa Columbia de Clima y Salud en la Escuela Mailman de Salud Pública en la Universidad Columbia. El riesgo sube con un par de copas. A medida que los humanos bombean más gas de efecto invernadero a la atmósfera, se incrementan las probabilidades de acontecimientos climáticos extremos.

"Los gases de efecto invernadero son como el alcohol en el sistema del clima", dijo Kinney.


Secciones: Ciencia y Espacio • Ecología • Estados Unidos