La contaminación aumenta el riesgo de tener bebés con autismo

(CNNMéxico) — Las mujeres embarazadas expuestas a altos niveles de contaminación del aire tienen dos veces más posibilidades de dar a luz a un niño con autismo en comparación con las que viven en áreas con menor polución, según un estudio publicado este martes.

Este es el primer gran análisis nacional en Estados Unidos que examina la relación entre el autismo y la contaminación del aire, señalaron los investigadores de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard (HSPH), en Boston, Massachusetts.

"Nuestra investigación es preocupante porque muestra que, según el tipo de contaminante, del 20 al 60% de las mujeres que participaron en el estudio vivían en zonas donde el riesgo de autismo era más alto", dijo Andrea Roberts, investigadora de la HSPH.

Las partículas de diesel, plomo, manganeso, mercurio, cloruro de metileno y otros contaminantes son los que pueden afectar la función cerebral y el desarrollo del niño.

Dos estudios anteriores ya habían demostrado la relación entre la exposición a la contaminación del aire en las mujeres embarazadas y los niños con autismo, pero estos estudios habían analizado datos de solo tres lugares en Estados Unidos.

Los autores de esta investigación, publicada en la edición en línea de la revista Environmental Health Perspectives, analizaron datos de un estudio a largo plazo iniciado en 1989 para el que se censaron 116,430 mujeres.

En ese grupo, los investigadores siguieron a 325 mujeres que habían tenido un hijo autista y a otras 22,000 cuyos hijos no sufren de este trastorno.

Luego examinaron los niveles de contaminantes en el aire en el momento y lugar de nacimiento, basados en datos de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos. (EPA). También tomaron en cuenta otros factores, como los ingresos, el nivel educativo, y el hecho de haber fumado o no durante el embarazo.

Las mujeres embarazadas que vivían en zonas donde la concentración de partículas diesel y mercurio en el aire eran mayores, tenían el doble de riesgo de tener un niño con autismo que las que vivían en lugares menos contaminados por estas sustancias, concluyeron.

Por otra parte encontraron que las mujeres que durante el embarazo vivían en áreas donde los niveles de cloruro de plomo, manganeso y cloruro de metileno en el aire eran más altos tenían 50% más probabilidades de tener un hijo autista que las que vivían lugares menos expuestos a estos contaminantes.

¿Qué hacer tras este estudio?

El estudio realizado por los investigadores de Harvard necesita continuarse para conocer “definir cuál de los contaminantes pueden causar el incremento en las posibilidades de autismo, si es que es alguno de ellos”, consideró Andrea Roberts, investigadora asociada de la Escuela de Salud Pública de Harvard en entrevista con CNN.

Sin embargo, hay acciones que las mujeres embarazadas pueden realizar para reducir las posibilidades de que sus hijos tengan autismo, señaló la investigadora.

Entre las recomendaciones están tomar vitaminas prenatales, comer alimentos ricos en grasas sanas como nueces; pescado bajo en mercurio, así como evitar el humo del cigarro, señaló la especialista.

Asimismo, las mujeres embarazadas deben tratar de mantener un peso saludable cuando están embarazadas porque estudios han señalado que la diabetes gestacional está relacionada con el autismo.

Más noticias de Vida y Salud en CNNMéxico.com