El atacante en un cine de Colorado usará un arnés sujeto al piso durante su juicio
28 junio 2013
10:47 AM ET

El atacante en un cine de Colorado usará un arnés sujeto al piso durante su juicio

Por Shawn Nottingham y Greg Botelho

(CNN) — James Holmes, el sospechoso del tiroteo en un cine de Colorado, usará un arnés oculto bajo su ropa para detenerlo durante su juicio, el cual tendrá el jurado más grande en la historia del estado.

Holmes es acusado de matar a 12 personas y herir a docenas más en un cine de Aurora.

Usará el arnés que estará sujeto al piso debido a la naturaleza violenta de sus crímenes, informó un juez. Con ello, Holmes no necesitará esposas ni grilletes.

El juez Carlos Samour Jr. enviará 5.000 citaciones de jurados y espera que al menos 3.200 personas acudan a la corte, según un fallo de este jueves. Eso significa que los 450.000 residentes del condado de Arapahoe elegibles para ser jurado tienen una posibilidad de 1 en 90 de ser llamados, de acuerdo con el vocero de la corte, Rob McCallum.

La idea es atraer a 800 prospectos a jurados para los jueves o viernes de principios del próximo año, un proceso que tomará entre tres y cuatro semanas, dijo McCallum a CNN.

Esos cientos se reducirán a 12 hombres y mujeres para el juicio, cuyo inicio está previsto para el 3 de febrero. Se espera que el proceso dure cuatro meses.

En el sistema de justicia de Estados Unidos, es común llamar a un número alto de personas en casos de alto perfil, ante la posibilidad de que mucha gente tenga una opinión definida sobre el caso.

En Florida, por ejemplo, hubo una selección de 500 jurados para el proceso en contra de George Zimmerman, acusado de matar al adolescente Trayvon Martin, en un caso que llamó la atención nacional por semanas.

La matanza en el suburbio de Denver el 20 de julio de 2012 también fue uno de los temas más comentados.

Según las autoridades, el hombre entró por una puerta de salida a una sala del cine donde los asistentes veían el estreno de la cinta Batman El caballero de la noche asciende.

El exestudiante de neurociencias iba vestido de negro, tenía un casco antibalas, un chaleco balístico táctico, polainas protectoras, protectores de garganta e ingles y una máscara de gas, de acuerdo con la policía.

Holmes supuestamente llevaba un arsenal de dos armas de mano Glock, un rifle AR-15, una escopeta y 6,295 municiones, según testificó el agente Steve Beggs, de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos.

"No le importaba a quien mataba", dijo la fiscal Karen Pearson a un juez durante las audiencias preliminares en enero, y añadió que Holmes eligió cuidadosamente el lugar para atrapar a sus víctimas. "Intentaba matarlos a todos".

Tras el tiroteo y la subsecuente captura de Holmes en las afueras del cine, el joven recibió 166 cargos por asesinato, intento de asesinato y violación en el uso de armas.

El juez Samour aceptó este mes una solicitud de la defensa acerca de que Holmes no fue culpable por razones de demencia. El joven fue llevado al Instituto de Salud Mental de Colorado en Pueblo para una evaluación y se espera regrese al condado de Arapahoe el 2 de agosto.

Los fiscales anunciaron en abril que buscarán la pena de muerte para Holmes.

Pese a la notoriedad del tiroteo masivo, el juez dictaminó que el jurado no estará confinado en un lugar, como solicitó la defensa del acusado. Hacer que no vuelvan a su casa durante el tiempo que dure el prolongado juicio, dijo Samour, sería “un remedio innecesariamente drástico, caro y poco práctico que crearía una dificultad extrema para los miembros del jurado”.

El juez también dictaminó contra el intento de la defensa de evitar que los jurados usen teléfonos o computadoras. Samour dijo que no los pueden usar en la corte, pero que impedir que lo hagan afuera era "irracional e injusto".

Temas:
Secciones: Crimen • Estados Unidos