¿Está haciendo el ridículo EEUU en la búsqueda de Snowden?
29 junio 2013
09:10 AM ET

¿Está haciendo el ridículo EEUU en la búsqueda de Snowden?

Nota del Editor: Simon Tisdall es subdirector y columnista de asuntos exteriores del Guardian. Anteriormente fue editor internacional de The Guardian y The Observer y trabajó como corresponsal de la Casa Blanca y como editor de EE.UU. en Washington DC

(CNN) – La carrera de obstáculos global para localizar y traer a EEUU a Edward Snowden, el ex contratista estadounidense que filtró información de alto secreto de los programas de vigilancia, parece un cruce entre La caza del Octubre Rojo y La hoguera de las vanidades. Nadie, excepto quizás Snowden, está saliendo airoso de este pozo. Mientras el enemigo público número uno de la CIA juega a ser el capitán Marko Ramius -protagonista de la Caza del Octubre rojo- , manteniéndose bajo las olas en la zona de tránsito de Moscú, personas muy importantes se están haciendo ridículo al estilo Tom Wolfe.

En lo alto de la lista está John Kerry, el secretario de Estado de EE.UU. Jadeando y resoplando. Kerry advirtió a China y Rusia de las "consecuencias" que podría tener su conspiración para frustrar deliberadamente que la justicia de EE.UU. ejerciera su papel. La idea suena arrogante para los oídos extranjeros.

Al igual que muchos políticos estadounidenses, Kerry parece creer que "la ley" es lo que el abogado de la Casa Blanca y el Departamento de Justicia de EE.UU. consideran que debe ser en un día determinado, y que la ley que está hecha en América debe aplicarse inexorablemente a todos los países y todos los rincones del mundo.

Pero te equivocas, John. Es como invadir un país sin una resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, o como entrar en una casa sin una orden judicial. No es recomendable, a menos que desees saborear el combate cuerpo a cuerpo y el sarcasmo sin fin.

Desde el punto de vista asiático, Snowden es una nueva clase, más útil de Quiet American. Después de haber recogido el cerebro o los bolsillos, o ambos, Hong Kong felizmente lo dejó ir.

Rusia dice que se siente "amenazado" por la crítica EE.UU.. Esto es lo más cerca que el severo canciller de Moscú, Sergei Lavrov, ha llegado nunca. Los cacareados comentarios chinos sobre cómo la heroica de Snowden "ha arrancado la máscara hipócrita de Washington" dar una pista de lo que está pasando aquí.

Al igual que el comportamiento arrogante de los pequeños Ecuador e Islandia. Si estos pececillos internacionales se atreven a desafiar la pompa y majestuosidad de Imperio Americano, ¿cómo se encuentra el imperio ahora, César? Deshilachado, es la respuesta. Admítelo. Para Obama y los suyos ha sido una bajada de pantalones.

L'affaire Snowden ha dado un festín glorioso para todos aquellos que desprecian el G8-el calentamiento global, el libre mercado anticapitalista anti-McDonald y todos los anti-americanos que les encanta odiar a la Tierra de las Libertades. Es sorprendente la cantidad de ellos que hay en estos días.

Tal vez tenga algo que ver con Guantánamo. Por supuesto, que el Buró Político chino no tiene problemas con la detención de personas por un tiempo indefinido sin cargos. Después de todo, ellos han estado haciéndolo durante años. Pero ahora la petición proviene de una superpotencia mundial que está constantemente dando conferencias en China y en todo el mundo acerca de la inviolabilidad de los derechos humanos.

Tal vez tenga que ver con Bradley Manning. Hay una gran simpatía ahí fuera hacia el soldado diminuto que se atrevió a compartir cables increíblemente aburridos del Departamento de Estado, y que luego fue tratado peor que un asesino en serie.

Cada país tiene su propia experiencia con la intimidación de EE.UU. En Gran Bretaña, el caso del pirata informático del Pentágono Gary McKinnon, acusado por los EE.UU. del "mayor ataque informático militar de todos los tiempos", se convirtió en una causa célebre.

Al final, incluso el gobierno amigo de Gran Bretaña se vio obligado, por la fuerza de la opinión pública, a tirar de la demanda de extradición de EE.UU.

Tal vez sea la forma en que los EE.UU. hacen caso omiso de las preocupaciones ambientales. Tal vez la gente en la aldea global es cada vez menos tolerante con un dominante, de talla única para todos los miembros de la cultura filistea.

Irán tiene una frase concisa para ello. Lo llama la arrogancia global americana.

O tal vez es cuestión de la "carga del hombre blanco", la frase que usan los británicos para justificar moralmente la construcción del imperio y las colonias. Ellos creían que estaban haciendo bien uniendo todos los países para subyugar a sus pueblos.

Geopolíticamente hablando, Washington asumió el papel donde lo dejó Londres en 1945. Excepto que la frase equivalente de EE.UU. es que se trata de "la carga del hombre adecuado". Es decir, nosotros, como una idea imperial, en la que ese "nosotros" siempre está en lo correcto, y el resto, los pobres mortales ignorantes siempre están equivocados.

El mundo vio esta actitud en la invasión de Afganistán e Irak (intervención que buscaba hacer las calles de Estados Unidos más seguras) y ahora en Siria (la no intervención para hacer calles de Estados Unidos más seguras). Lástima que todos los desplazados de Oriente Medio aterrorizados, pero bueno, lo arreglamos Osama ¿no?

Extraño esa sensación de triunfo sobre la muerte del genio del 11/9 que no era universalmente compartida.

Asesinato extrajudicial, drones, robots asesinos, entregas extraordinarias, black ops, ops húmedas, psy-ops, ops tontas ... El mundo está un poco cansado de esta postura estadounidense, grandilocuente, y su bandolerismo egoísta.

Así que ahora es cyber-ops, pero totalmente extra oficial, cortesía Sr. E. Snowden. Sería difícil de aceptar que es real, si no se sospecha que era virtual.Más que condenarlo, muchos lo han aplaudido.

La Casa Blanca está furioso por la falta de cooperación que ha recibido. Pero se les ha ocurrido que a lo mejor no sólo los rusos y los chinos, sino también que a los suaves europeos liberales y el resto de los países neutrales tampoco les gusta la idea de ser espiados por una agencia transnacional fuera de control más allá del alcance de la ley, cualquier ley y en cualquier lugar.

Obama y Kerry pueden hablar de seguridad hasta que pierden la señal. En este momento, el resto del mundo está hablando sobre la soberanía, la privacidad y los derechos individuales. Y disfrutando del momento en que el gran imperio está recibiendo los golpes.

Temas:
Secciones: China • Ecuador • Estados Unidos • Mundo • Noticias • Rusia