Una nave futurista acuática de 15 millones
2 julio 2013
08:50 AM ET

El superyate del futuro controlado con un iPad

Por Sheena McKenzie

Nota del Editor: MainSail es un show de navegación mensual, que explora el deporte de navegación, viajes de lujo y lo último en diseño y tecnología

(CNN) — Con sus ‘alas’ curvas, nariz larga y puntiaguda, y casco reluciente apenas apoyado sobre olas, este yate de la era espacial parece más adecuado para el cielo que para el mar.

En realidad solo algunos metros cuadrados del buque futurista tocan la superficie del agua, lo que le permite deslizarse sobre las olas fácilmente.

El diseño innovador y su alta tecnología como el control remoto con un iPad, ayudaron al brillante Adastra, valuado en 15 millones de dólares, a llevarse tres premios en los prestigiosos Premios del Diseño ShowBoats de la semana pasada en Mónaco; incluido el de Mejor Arquitectura Naval.

También ganó el Diseño Más Innovador en los Premios Mundiales Superyate 2013 a principios de 2013.

Así que, ¿esta figura alienígena, entre nave espacial y Concorde, podría ser el futuro del diseño de superyates?

“La industria de los superyates es bastante tradicional, pero el establishment le ha dado un ‘sí’ a esta idea, lo cual es un gran paso adelante”, dijo a CNN el diseñador John Shuttleworth.

“Inevitablemente, tiene que haber una tendencia para reducir el consumo de combustible; y creo que en el futuro los superyates serán parecidos a este. No creo que la economía determine este asunto; estos son propietarios ricos y el costo no es un problema. En su lugar, será desde un punto de vista ético y ambientalista”.

Los propietarios podrán controlar remotamente su lujoso yate desde una distancia de hasta 50 metros con una iPad.

Juguetes de multimillonarios

Se cree que el magnate multimillonario naviero Anton Marden es el orgulloso propietario del lujoso buque de 42 metros, cuyo diseño y construcción tomó más de cinco años.

“Recientemente hemos visto un aumento en nuevos y emocionantes juguetes para superyates en el mercado y los clientes buscan cada vez más un mayor espacio”, dijo el codiseñador de exteriores, Orion Shuttleworth.

“Nuestros diseños nuevos incorporan mucho espacio para acomodar motos acuáticas, veleros, kayaks, tablas para remar y otros juguetes”.

El buque tiene cinco recámaras, cuatro baños, salón, sala de estar y una cocina industrial.

En la cubierta tiene un bar al aire libre y por la noche el casco se enciende con una luz azul neón, lo que le da la apariencia de una nave espacial futurista.

Y si nos guiamos por los montones de premios recientes, el futuro podría estar mucho más cerca de lo que piensas.

Máquina de velocidad

Solo el 20% del enorme bote de 52 toneladas está sumergido en el agua. Por eso el Adastra puede deslizarse sobre las olas sin el mismo arrastre que los superyates tradicionales y llegar a 53 kilómetros por hora.

También significa que el buque, hecho de vidrio superligero y carbono, consume mucho menos combustible; aproximadamente el 14% de un superyate del mismo tamaño.

La nave puede viajar hasta 6.400 kilómetros sin volver a cargar combustible; la distancia que hay desde Londres hasta Nueva York.

“El casco principal más largo y más delgado del Adastra tiene un arrastre extremadamente bajo, por eso es tan eficiente con el combustible”, explicó Orion.

“Las superficies lisas, continuas, sin imperfecciones, también ayudan a reducir el peso”, dijo

De hecho, el diseño de tres puntas; con un casco delgado y dos ‘alas’, es similar al del velero más rápido del mundo, el Hydroptere, que rompió el récord de velocidad en 2009 con 95 kilómetros por hora.


Secciones: Tecnología • Viajes y Turismo