Por Hada Messia y Laura Smith-Spark, CNN

Roma (CNN) - El papa Francisco creó una comisión de expertos para recomendar reformas a la estructura económica y administrativa de la Santa Sede, anunció este viernes el Vaticano.

El banco del Vaticano se ha visto sacudido por varios escándalos financieros en los últimos os años, y la nueva comisión se suma a las medidas que ya ha adoptado el Pontífice para resolver los problemas de esta institución.

Creada el jueves, la Comisión informará directamente al Papa y su objetivo será el de proponer reformas dirigidas a la "simplificación y racionalización de los órganos existentes y una planeación más cuidadosa de las actividades económicas de todas las dependencias del Vaticano", dijo un comunicado.

Sólo uno de los ocho miembros de la comisión es un sacerdote, mientras que los demás proceden del mundo legal, económico y organizativo, agregó el texto. La mayoría de ellos son europeos.

La comisión también "ofrecerá apoyo técnico especialista y desarrollará soluciones estratégicas para mejorar, así como también para evitar el mal uso de recursos económicos, aumentar la transparencia en los procesos de compra de bienes y servicios, refinar la administración de bienes y propiedades, trabajar aún con más prudencia en la esfera financiera, garantizar la correcta aplicación de los principios contables, y garantizar el cuidado médico y las prestaciones sociales a todos aquellos que cumplan los requisitos", agregó el comunicado.

Este nuevo organismo, que se coordinará también con los cardenales, comenzará a trabajar lo antes posible. Se espera que la primera reunión ocurra poco después de que el papá regrese de su viaje a Brasil para la Jornada Mundial de la Juventud.

El Papa creó en junio una comisión de cinco personas para investigar las actividades del banco del Vaticano.

El anuncio se hizo poco después de que un organismo de supervisión financiera creado en 2010 emitiera su primer informe sobre lavado de dinero, una medida para aumentar la transparencia en el Vaticano.

El documento incluía seis casos de "actividades sospechosas" en el 2012, un aumento con respecto al año anterior, en el que se había reportado uno.

El banco del Vaticano sirve a miles de entidades benéficas católicas, órdenes religiosas y diócesis en todo el mundo, además de las apenas 500 personas que viven en la ciudad-estado. En total tiene unas 33.400 cuentas y 8.000 millones de dólares en activos.

(Con información de Hada Messia, Laura Smith-Spark y Richard Allen Greene)