Michelle Knight, cara a cara con su secuestrador
3 agosto 2013
05:58 PM ET

Michelle Knight, cara a cara con su secuestrador

(CNN) – La voz de la mujer vaciló, sólo un momento.
De pie, ante el hombre de Ohio que la secuestró y la encadenó, violo y apaleó a ella y otras dos mujeres en su casa de Cleveland hace más de una década, se limpió las lágrimas y comenzó de nuevo. "Mi nombre es Michelle Knight, y me gustaría decirles lo que han sido estos 11 años para mí", le dijo el juez jueves, en una declaración cargada de emociones que fue notable tanto por su esperanza como por su desafío.

Durante días se especuló sobre si Knight y las mujeres detenidas con ella – Gina DeJesus y Amanda Berry – asistirían a la audiencia de sentencia de Ariel Castro, quien se declaró culpable la semana pasada de 937 cargos en un acuerdo que elimina la pena de muerte a cambio de la cadena perpetua a más 1.000 años.

La especulación terminó cuando apareció la diminuta Knight, de 32 años de edad, vestida con un traje gris y gafas de montura púrpura, de pie en la sala del tribunal después de haber sido llamada por el juez.

Era la primera vez que Knight estaba en la misma habitación con Castro desde que fue liberada tras 11 años de cautiverio, el 6 de mayo cuando los vecinos oyeron los gritos de Berry y rompieron una puerta.

Knight se detuvo en su camino hacia la parte delantera de la sala para abrazar a la hermana de Berry y al primo DeJesus que minutos antes había leído las declaraciones en nombre de las otras dos mujeres.

"... Me preocupaba cada día lo que iba a ser de mí y de las otras chicas cada día," Knight dijo al juez Michael Russo mientras sollozaba, secándose las lágrimas.

"Los días nunca acababan. Los días se convirtieron en noches. Las Noches se convirtieron en días y los años se convirtieron en una eternidad."

En muchos sentidos, Knight es la menos conocido por el público.

Desapareció el 22 de agosto de 2002, después de haber sido engañado para que subiera al vehículo de Castro con la promesa de llevarla dar un paseo.

Castro ha dicho al tribunal que la vio en una tienda Family Dollar y la oyó hablar sobre la necesidad de dar un paseo.

A diferencia de los secuestros de DeJesus en agosto de 2004 y Berry en 2003, se habló poco de su desaparición en las noticias. La abuela de Knight, Deborah Knight, dijo a The Plain Dealer en mayo, que la familia había llegado a la conclusión de que Michelle había dejado por su propia voluntad la casa porque estaba enojado porque ella había perdido la custodia de su hijo de 2 años de edad. Esta conclusión fue apoyada por la policía y los trabajadores sociales, dijo el periódico.

Pero la madre de la mujer desaparecida, Barbara Knight, dijo al diario que su hija nunca habría roto todo contacto voluntariamente. Incluso después de que la madre de Knight se mudó a Naples, Florida, regresó de vez en cuando al oeste de Cleveland en busca de su hija, y puso varios carteles en busca de información acerca de ella, le dijo al periódico.

El jueves, el mundo se enteró de que Knight no dejó pasar ni un solo día sin acordarse de su hijo. "Me preguntaba si alguna vez iba a verlo de nuevo", dijo.

Knight, DeJesus, Berry y su hija de 6 años de edad, de Berry convivieron en la casa de 1.400 pies cuadrados de Castro con las ventanas tapiadas y la pintura descascarada en Seymour Avenue. Las pruebas de ADN han confirmado que Castro es el padre de la niña de 6 años de edad.

En la corte el jueves, Knight no dio detalles sobre su abuso. Pero en una evaluación previa a la sentencia, Frank Ochberg – considerado un pionero en la ciencia trauma – dijo al tribunal que Knight sufrió "la más larga y más severa" tortura a manos de Castro.

La evaluación – mediante declaraciones, registros médicos, entrevistas grabadas en vídeo y transcripciones – pintó un cuadro horrible de abuso físico y emocional que incluía palizas brutales y violaciones reiteradas que resultaron en embarazos que terminaban perforando las mujeres en el estómago.

En una ocasión incluso lanzó a Knight por las escaleras para provocar un aborto espontáneo.

Bajo la amenaza de la muerte de Castro, Knight se vio obligada a atender el parto de Berry, dijo Ochberg.

"Ella sirvió como médico, enfermera, pediatra, matrona. Ella atendió el parto. Lo hizo en condiciones primitivas. Cuando ese bebé no respiraba, le hizo el boca a boca. Ella le dio vida a esa niña. Ella es una persona muy valiente y heroica", declaró durante Ochberg la audiencia.

"Gina era mi compañera de equipo. Nunca me dejes caer, me dijo y nunca la dejé caer. Me ha cuidado hasta que sanaba cuando me estaba muriendo por los abusos", dijo. "Mi amistad con ella era la única cosa buena que ha salido de esta situación. Dijimos que algún día saldríamos con vida y lo hicimos."

Con cada frase, su voz se endureció.

"Ariel Castro, llegaba cada día hablando de lo mal que le había tratado todo el mundo y actuaba como que no estuviera ocurriendo nada malo en su casa. Cuando se lo reproché me dijo "Por lo menos yo no te he matado", dijo.

" Pasé 11 años en el infierno por tu culpa, Ariel, y ahora tu infierno acaba de comenzar."

Nunca miró a Castro, que estaba sentado esposado en la mesa de la defensa flanqueado por dos abogados.

"Voy a superar todo esto que pasó. Pero te voy a enfrentar al infierno por toda la eternidad", dijo. "A partir de este momento voy a vivir sin que esto condiciones le resto de mi vida y me alegraré de pensar que él va a morir un poco cada día al pensar en los 11 años y las atrocidades que nos inflingió".

Y añadió: "No mereces la pena de muerte, esa sería la salida fácil. Mereces pasar el resto de tu vida en prisión. Lo puedo perdonar, pero nunca lo olvidaré", dijo.

A medida que se acercaba el final de su declaración, ella ya no estaba llorando. Su voz ya no vacilaba ni se quebraba. Era fuerte y clara.

"Sé que (son) una gran cantidad de personas que pasan por momentos difíciles. Pero tenemos que llegar a la mano y los mantienen, y hacerles saber que están siendo escuchadas", dijo.

"Después de 11 años, por fin estoy siendo escuchada. Y es liberador. Gracias a todos. Os quiero. Dios os bendiga."

Temas:
Secciones: Estados Unidos • Familia • Mujer • Mundo • Noticias