¿Por qué los deportistas de alto rendimiento sufren fallas cardiacas?
4 agosto 2013
02:25 PM ET

¿Por qué los deportistas de alto rendimiento sufren fallas cardiacas?

Nota del editor: Una primera versión de esta nota fue realizada en marzo de 2012 en referencia al caso del futbolista Fabrice Muamba.

Por Gary Morley, CNN

(CNN) — El lunes pasado se dio a conocer que el exjugador del América de México Christian 'Chucho' Benítez murió de una falla cardiaca a los 27 años.

Las muertes de Marc-Vivien Foe, Antonio Puerta y Daniel Jarque, así como el colapso de Fabrice Muamba en pleno partido, plantean interrogantes acerca de cómo estos atletas altamente entrenados pueden ser abatidos de tal manera.

Los deportistas profesionales generalmente mantienen una condición física privilegiada, sobre todo con los avanzados conocimientos actuales a nivel fisiológico, nutricional y médico.

Sin embargo, Benítez es sólo el último de una creciente lista de atletas de alrededor del mundo que han sufrido problemas cardiacos, aparentemente de la nada.

¿Por qué sucede esto, y es posible prevenirlo?

“La práctica deportiva vigorosa puede desenmascarar una afección subyacente no diagnosticada”, dice la médico Hilary Jones, una experta de Inglaterra.

“Así que, cuando vemos a alguien que tiene una hemorragia subaracnoidea, una apoplejía repentina en el terreno de juego, quedamos sorprendidos. Si alguien tiene un paro cardiaco, quedamos muy sorprendidos. Estos eventos no son comunes, especialmente entre los atletas, pero no son raros tampoco”.

Las pruebas para evitar que esto suceda difieren de país a país, dice el cardiólogo Chandan Devireddy, quien reside en Estados Unidos.

“Las pruebas de detección son muy polémicas en la comunidad médica en cuanto a qué tipo de pruebas deben hacerse, cuándo deben realizarse, cómo realizarlas”, dice Devireddy, quien trabaja en el Hospital de la Universidad de Emory.

La Liga Premier, por ejemplo, dice que todos los jugadores a partir de los 16 o 18 años de sus clubes miembros “deben pasar por un reconocimiento/examen cardiológico” y luego tener seguimientos “tan pronto en sus carreras como sea posible, y de nuevo si las pruebas médicas anuales muestran resultados que merezcan un examen más detenido”.

¿Las evaluaciones cardiacas garantizan que estas condiciones sean descubiertas?

"Con las pruebas de electrocardiograma, esto a veces no se detecta”, dice Devireddy. “Con la miocardiopatía hipertrófica que estamos discutiendo, alrededor del 70% de las veces en que la primera incidencia es diagnosticada es con un episodio de muerte súbita cardiaca”.

Jones dice que los deportistas deben realizarse electrocardiogramas (que interpretan la actividad eléctrica) y ecocardiogramas (que utilizan técnicas de ultrasonido para crear imágenes del corazón).

"Había un programa de detección que fue muy eficaz en Italia, por ejemplo, donde todos los jóvenes deportistas profesionales eran examinados”, dice. “Estaban detectando una cifra bastante grande de anomalías y, de hecho, pudieron reducir su tasa de mortalidad en un 90%.

¿Podría ocurrirme lo mismo?

“Es completamente ilógico ver un joven de 23 años de edad, muy en forma, y un deportista de gran talento como Fabrice Muamba, tener un paro cardiaco en el terreno de juego sin previo aviso, y hace que todos se pregunten: '¿Podría pasarme eso a mí?'”, dice Jones.

“Él debió haber tenido alguna enfermedad subyacente. Tenía buena condición en todos los demás aspectos, y el deporte nos pone en forma, pero eso no descarta alguna sutil enfermedad subyacente que es difícil de diagnosticar sin pruebas de detección. Cualquier persona que practique un deporte a alto nivel debe ser examinada”.

Devireddy concordó en que las estrellas del deporte deben poder lidiar con los rigores físicos de su profesión. “Los atletas de este nivel, estos señores entrenan para competir día a día”, dice.

“Por supuesto, si están presionándose a sí mismos más allá de los límites humanos en términos de qué tan bien hidratados están y cómo están sus balances de electrolitos, eso puede predisponer a los atletas, incluso a los más competitivos, a ritmos anormales del corazón y a presionar al músculo cardiaco, pero por experiencia en historias anteriores y casos anteriores, esto probablemente tiene una causa subyacente”.

Temas: ,
Secciones: Ecuador • Fútbol • Salud