Por Dana Ford, CNN

(CNN) - Parecen los típicos misioneros mormones.

Vestidos con pantalones negros, camisas blancas y corbatas oscuras, los dos hombres ingresan por la entrada para autos y cruzan la verja.

Su misión, sin embargo, no era religiosa, según la policía de Las Vegas, que este martes difundió imágenes de los dos hombres.

Ambos están acusados de hacerse pasar por misioneros para robar a una familia.

Golpearon la puerta invitando a conversar sobre religión, dijo la policía. Unos cinco minutos después, atacaron al dueño de casa.

“Algo me tomó del cuello. Una mano me tapó la boca y empecé a gritar por mi esposa”, indicó Terence Delucia a KTNV, afiliada de CNN.

Los gritos despertaron a su esposa y a su hija, que rápidamente se escondieron en sus armarios.

Antes de huir, los agresores se llevaron 3 mil dólares que la familia ahorraba para viajar a Disneyland, tres iPads y un iPods, según informó KTNV.

La policía describió al primer sospechoso como un hombre blanco, de entre 22 y 28 años, con una altura aproximada de 1,70 metros y un peso de entre 59 y 65 kilos.

El segundo sospechoso, un hombre negro de entre 22 y 28 años, mide alrededor de 1,80 metros y pesa unos 90 kilos.

Kristen Howley, portavoz de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos días, aseguró que se trató de un hecho “sin sentido”. El robo se produjo en la mañana del 27 de junio.

“Afortunadamente, estos casos son poco frecuentes”, agregó.