Los turistas logran salir de Acapulco mientras los damnificados se quedan

(CNNMéxico) — Lo que sería un fin de semana largo para celebrar las fiestas de la Independencia en el puerto de Acapulco, para miles de turistas se convirtió en días de espera, escasez de alimentos e incertidumbre por el regreso a casa, tras las afectaciones causadas por las intensas lluvias que dejó la tormenta Manuel.

Alguos visitantes, la mayoría provenientes de estados del centro del país y de la Ciudad de México, viajaron desde el 13 de septiembre para festejar el Grito de Independencia en el puerto del estado de Guerrero, al sur de México, pero una semana después aún no podían regresar a sus hogares por el cierre de las carreteras por los deslaves.

Consuelo Olvera fue una de las afectadas. Viajó en un grupo de 12 familiares a un hotel de la costera de Acapulco, pero la diversión planeada para la noche del 15 de septiembre se transformó en una situación de emergencia: una súbita inundación dejó inservible su automóvil modelo 2011.

“El coche fue pérdida total”, dijo Consuelo a CNNMéxico con la voz entrecortada al recordar la situación. “Nosotros apenas nos vamos a ir. Otros familiares se fueron en una camioneta”, agregó antes de abordar uno de los aviones que brindan servicio gratuito entre Acapulco y el Distrito Federal. Las aerolíneas Volaris, AeroMéxico, Interjet y Aeromar, además de los aviones del las Fuerzas Armadas y del gobierno federal, transportan a cientos de turistas que aún están en el puerto, unos 24.000, según cifras del gobierno federal.

LEER NOTA COMPLETA EN CNN MÉXICO