(CNN) - El acercamiento entre Estados Unidos e Irán se sigue muy de cerca en Israel, donde el aparente deshielo en las relaciones bilaterales ha despertado numerosas preguntas.

Tras la llegada triunfal del presidente Hassan Rouhani a Teherán (a pesar de un zapatazo durante su desfile), muchos en su país ven con buenos ojos el reciente contacto con altos funcionarios del gobierno de EE.UU. Los iraníes esperan que, tras el pronunciamiento del mandatario negando intenciones bélicas nucleares, terminen las sanciones internacionales.

Durante la reciente asamblea general de la ONU, los cancilleres de Estados Unidos e Irán mantuvieron una reunión histórica para reanudar contactos y permitir el monitoreo del programa nuclear que Irán insiste es desarrollado con fines pacíficos.

Pero el gobierno de Israel advierte que las declaraciones sobre la energía nuclear iraní pueden tratarse sólo de palabras y que las acciones podrían no llegar.

Algunas voces temen que Irán actúe como Corea del Norte, al desarrollar armas atómicas al tiempo al tiempo que negociaba un desarme nuclear.

Este lunes, el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, le pidió a Barack Obama mantener las sanciones económicas contra Irán.

Incluso, algunos dicen preferir la provocación directa del expresidente Mahmud Ahmadineyad, pues propiciaba acciones más drásticas.