Los Republicanos aseguran que el cierre puede durar semanas

Washington (CNN) – Gran parte del gobierno ha sido apagado – cientos de miles de trabajadores de parques nacionales, programas centrados en el cuidado de niños, programas para la exploración del espacio clausurados- durante cuatro días. Y es probable que se mantenga así durante varios días o semanas más, según anunciaron los republicanos de la Cámara.

A pesar de la presión pública para llegar a una solución – y promesas públicas que así lo quieren, los políticos de Washington se mantuvieron en desacuerdo viernes. Y hay pocos indicios de que haya algún avance por lo menos hasta mediados de octubre, cuando pueda surgir la próxima crisis económica ya que el Congreso debe decidir si el gobierno federal da su permiso para aumentar la cantidad que puede pedir prestada, o bien pagar su deuda.

"No tengo claro qué ocurrirá con el cierre hasta que tengamos algún plan para un acuerdo mayor", dijo el representante Charles Boustany tras reunirse esta mañana con sus colegas republicanos.

Entre los presentes en la reunión a puerta cerrada, estaba el presidente de la Cámara John Boehner. Él habló dijo a los reporteros que seguirán aumentando la presión sobre el presidente Barack Obama para poner fin a la crisis negociando cambios en Obamacare como parte de cualquier acuerdo.

Aprovechó para criticar las declaraciones de un miembro de la administración Obama que asegurraba "Estamos Ganando":"¡Esto no es un maldito juego!", dijo Boehner. "Los estadounidenses no querían que su gobierno cerrase y yo tampoco", dijo el republicano de Ohio. "Todo lo que estamos pidiendo es sentarnos y tener una discusión y para llegar a un punto de acuerdo justo".

Por su parte, Obama dijo que él y sus compañeros demócratas están dispuestos a negociar con los republicanos sobre asuntos presupuestarios pero sólo después de un acuerdo para volver a abrir el gobierno. "Estoy encantado de sentarme a negociar", dijo. "No podemos hacerlo con una pistola en la cabeza del pueblo estadounidense", añadió.

El presidente destacó que lo que está ocurriendo es muy grave – señalando su impacto en las legiones de trabajadores del gobierno y contratistas, por no hablar de los que dependen de la ayuda del gobierno. "No hay forma de ganar cuando las familias no saben si van a cobrar o no", dijo Obama. " ... Mientras están fuera del trabajo, nadie gana".

Mientras que el estancamiento continúa, algunos ya apuntan hacia la siguiente crisis: lo que vaya a decidir el Congreso sobre el techo de la deuda. Los expertos advierten de graves perjuicios económicos, tanto en casa como en el extranjero, si no se hace nada.

El Tesoro dijo que el gobierno puede quedarse sin dinero para cubrir su deuda de unos 16.700 mil millones dólares el 17 de octubre, lo que requiere un aumento en la cantidad que puede pedir prestado.

Boehner dijo a sus compañeros legisladores republicanos esta semana que no va a permitir que los Estados Unidos dejen de pagar su deuda, incluso si esto significa obtener ayuda de los demócratas para aprobar la legislación necesaria, de acuerdo con un miembro republicano de la Cámara que pidió el anonimato para hablar de la reunión privada.

A pesar de que la fecha límite se avecina, los princcipales líderes republicanos no discutieron planes para abordar el techo de la deuda en la reunión del viernes por la mañana – aunque los grupos más pequeños están apuntado a ello. En una reunión el jueves, Boehner habló con un pequeño grupo de republicanos para conseguir un impulso de lo que el resto del caucus quiere.

"Boehner nos dijo que tenemos que hacer algo en relación con el (los) presupuesto y la deuda con el fin de elevar el techo de la deuda ", dijo a CNN un miembro del Partido Republicano que asistió a la reunión.

Boustany, el republicano de Louisiana, se refirió a lo que él cree que podría servir como marco para un acuerdo – cambios en los programas de ayuda social que Obama ha sugerido antes y objetivos detallados para la reforma fiscal, ambos elementos que los republicanos quieren. A cambio los demócratas podrían estar de acuerdo con elevar el límite de deuda por el resto del mandato de su presidente.

Pero el republicano que se reunió con Boehner, dijo, que dado el calendario, puede que no haya tiempo suficiente para promulgar cambios de política importantes que los republicanos y algunos demócratas aceptarían.

"Todo el mundo entiende que la cuestión Obamacare puede estar fuera de su alcance, probablemente siempre lo ha estado", dijo el legislador en referencia a la insistencia de miembros del Partido Republicano de que no estarían de acuerdo en un plan para financiar el gobierno a menos que incluya disposiciones para retrasar partes de la Ley de Asistencia Asequible 2010.

Lo que los demócratas han dicho consistentemente es que quieren que la Cámara apruebe una resolución de gasto "limpia" y sin ninguna disposición Obamacare, y como uno que se movía a través del Senado liderado por los demócratas.

El representante demócrata Steve Israel de Nueva York, dijo a CNN el viernes que al menos 180 de los 200 representantes demócratas votarían por dicho plan. Eso significa que al menos 37 republicanos de 233 – fuerte mayoría de la cámara tendría que desafiar a la estrategia del partido hasta el momento de alcanzar el umbral de 217 necesarios para la medida sea aprobada y vaya al escritorio de Obama.

Israel dijo que 20 republicanos de la Cámara han expresado públicamente su apoyo a esa medida, y que esperaba que otros se unieran a ellos si la medida realmente llega a votarse.

Sus compañeros demócratas de la Cámara dijeron el viernes que iban a tratar de conseguir que sus colegas republicanos se unieran a ellos en una medida procesal que obligaría a una votación sobre los gastos sin enmiendas anti- Obamacare. Sin embargo, la primera votación sería el 14 de octubre, dijeron. "Esto al menos pondría en marcha el reloj", dijo el representante demócrata Chris Van Hollen de Maryland.

Obama y los demócratas rechazan las demandas del Partido Republicano que consideran una extorsión política destinada a forzar concesiones en su firma por la legislación que fue confirmada por el Tribunal Supremo el año pasado.

Dicen que ya se hizo una importante concesión a los republicanos cuando los demócratas del Senado aceptaron una cifra menor de financiación total en su plan de gastos que cubre las primeras 11 semanas del nuevo año fiscal que comenzó el martes.

En opinión de los demócratas, los republicanos forzaron el cierre y ahora no tienen ninguna estrategia para acabar con él sin ser culpados.

"Están dejándose caer por ahí como peces muertos en el fondo del bote tratando de averiguar qué hacer a continuación", dijo el representante demócrata Jim McDermott de Washington, a CNN. "No tienen un plan B".

Líderes republicanos trataron de centrar los votos para obligar a los demócratas a decidir en favor o en contra de la financiación para cosas puntuales como los parques nacionales y los asuntos de veteranos.

Otras medidas que pasan poco a poco se financiará la Agencia Federal de Manejo de Emergencias y el Servicio Meteorológico Nacional, así como el programa de Head Start, según dijo el líder de la mayoría Eric Cantor de Virginia.

Los demócratas se oponen al enfoque asegurando que los conservadores optan por financiar los programas y servicios que les gustan. Y Obama vetará tales medidas si llegan a su mesa, dijo la Casa Blanca.

El Pentágono podría anunciar tan pronto como este fin de semana un plan para traer hasta 400.000 empleados civiles a trabajar, según dos funcionarios del Departamento de Defensa. CNN ha sabido que el plan está en la etapa final de ser escrito y aprobado.