(CNN Español) - "Lo más importante de Duolingo es educar". Así resumió Luis von Ahn, fundador de Duolingo, la misión de la aplicación de aprendizaje de idiomas que está siendo sensación entre los usuarios.

En un Google+ Hangout en vivo con CNN en Español, el guatemalteco respondió interesantes preguntas de los usuarios acerca de la app gratuita disponible en Android y iOS.

Esta semana, la popular aplicación —que cuenta ya con 10 millones de usuarios— lanzó una “incubadora” que permitirá a cualquier usuario crear nuevos cursos de distintas lenguas. Es la apuesta de la compañía para conseguir su "gran misión": una educación en idiomas gratis para todo el mundo.

Es en ese aspecto en el que sobresale, pues, a diferencia de otras instituciones o aplicaciones online, Duolingo es completamente gratis. Y, según su fundador, lo seguirá siendo.

"Nunca vamos a cobrar. El día que Duolingo empiece a cobrar, dejo de trabajar ahí", dijo von Ahn.

El origen del nombre Duolingo responde a la naturaleza del servicio. Lingo, lenguaje, y duo, por sus dos propósitos: enseñar idiomas y ofrecer traducciones, que constituye la fuente de ingresos.

Por eso se trata de un emprendimiento sostenible: mientras que los usuarios aprenden a hablar otras lenguas, la misma comunidad de voluntarios realiza las traducciones por las que Duolingo les cobra a terceros.

Con ese respaldo, los usuarios pueden acceder al servicio sin preocupaciones financieras y aprender un idioma con mayor efectividad, aseguró el guatemalteco. Según un estudio de una entidad independiente, "si alguien usa Duolingo por 34 horas, aprende lo que aprendería en un semestre de universidad", dijo von Ahn.

Proyección

Con el lanzamiento de la incubadora, Duolingo ofrece la posibilidad de que se preserve la educación en lenguas que estaban amenazadas a desaparecer. Los 22 idiomas que hay en Guatemala, por ejemplo, tienen una oportunidad valiosa de conservarse a través de este mecanismo.

El proceso no es sencillo (von Ahn calcula que una persona puede desarrollar la primera versión de un curso básico en tres meses) pero tiene garantía de calidad. "Un curso no empieza hasta que no tenga un moderador calificado", señaló el fundador.

Ahora la compañía trabaja para tener presencia en nuevas plataformas y ampliar sus servicios: la idea es poder ofrecer un examen de certificación de inglés que sirva como una alternativa de bajo costo frente a otros exámenes, como el TOEFL.

En este momento Duolingo tiene un equipo de 29 personas —un tercio de ellas latinoamericanas—, y, a diferencia de otros emprendimientos digitales, la mayoría del personal está concentrado en mejorar el producto.

El objetivo de la compañía es lograr que más de 50 millones de personas aprendan otros idiomas con Duolingo.

"Queremos que se convierta en la principal manera de aprender idiomas online". Es una meta ambiciosa, sin duda, pero hasta ahora von Ahn y su equipo van por buen camino.