(CNN Español) - El presidente de Barack Obama y el Comité de Inteligencia del Senado no sabían que Estados Unidos estaba vigilando las comunicaciones de líderes aliados como la canciller alemana Angela Merkel, dijo la presidenta de ese panel del Congreso el lunes.

"La Casa Blanca me ha informado de que la vigilancia de nuestros aliados no va a continuar, una decisión que apoyo", dijo la senadora Dianne Feinstein de California en una declaración que confirma los recientes informes de noticias sobre la red de vigilancia revelada por las filtraciones de del excontratista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) Edward Snowden.

Entretanto, el director de Inteligencia Nacional, James Clapper, dijo el lunes que autoriza la divulgación de más detalles sobre la recolección de los registros telefónicos bajo la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera, en un esfuerzo por mostrar que la extensión del programa de espionaje fue supervisada tanto por la corte federal como por el Congreso.

Clapper testifica este martes ante el Comité de Inteligencia de la Cámara sobre el programa.

Aunque el problema que amenaza con enturbiar las relaciones diplomáticas de EE.UU. en Europa, América del Sur y en otros lugares, la administración Obama ha mantenido su respuesta firme y consistente para todos los que buscan respuestas: no estamos admitiendo nada, pero vamos a cambiar para mejorar.

España se convirtió en el último para protestar, convocando al embajador estadounidense James Costos para una reunión en Madrid el lunes para discutir un informe del diario El País, que citó fuentes no identificadas diciendo que el NSA espiar a los funcionarios y los políticos españoles.

Revisión del programa de espionaje

La revisión de los programas de espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) estará lista a fin de año, indicó este lunes la Casa Blanca, que no aclaró si es cierto un reporte del diario The Wall Street Journal que afirma que el presidente Barack Obama desconocía el seguimiento a líderes mundiales.

"La revisión completa (de esos programas), que está siendo liderada por la Casa Blanca, estará lista a finales de año", dijo en su rueda de prensa el portavoz de Obama, Jay Carney.

Carney recordó que Obama ordenó revisar esos programas el pasado verano, cuando salieron a la luz a través de los documentos filtrados a la prensa por el exanalista de la NSA, Edward Snowden, actualmente asilado en Rusia.

La Casa Blanca ordenó en verano de este año la suspensión de varios programas de espionaje de la NSA al conocer que incluían la intercepción de las comunicaciones de líderes europeos, como la canciller alemana, Angela Merkel, según informaron altos funcionarios citados por The Wall Street Journal.

Los funcionarios reconocieron que el presidente estadounidense debe dar su aprobación a una serie de "prioridades" de inteligencia general, pero las decisiones sobre objetivos específicos las decidían cargos subalternos.

Esto supondría que Obama pudo estar cerca de cinco años sin conocer los programas de espionaje de la NSA que incluían la intervención de teléfonos de numerosos líderes globales.

"No voy a entrar en detalles sobre discusiones internas", repitió Carney varias veces al negarse a confirmar la veracidad de la información del diario.

El portavoz se limitó a reiterar que Obama está tomándose "muy en serio" la revisión de los programas de espionaje de la NSA para asegurar que existe un equilibrio entre la seguridad y el respeto a las "reales preocupaciones" sobre la privacidad compartidas tanto dentro como fuera de Estados Unidos.

Asimismo, Carney negó que Estados Unidos use sus operaciones de inteligencia para "promover sus intereses económicos" en el extranjero y agregó que la única finalidad de esas actividades es velar por la seguridad del país y de sus aliados.

También sostuvo que Obama mantiene su "plena confianza" en el actual director de la NSA, el general Keith Alexander.

Con información de CNNMéxico.com y de Tom Cohen.