Por Emma Sloley, Travel + Leisure

(CNN) - Muy a menudo, la fantasía de descansar bajo palmeras en alguna isla de ensueño se viene abajo por la realidad de los exorbitantes precios de los hoteles y complejos.

Sin embargo, no debes perder las esperanzas, o conformarte con una opción en la que estés rodeado de tierra. Hemos localizado hoteles asequibles en islas alrededor del mundo, desde los destinos normalmente reservados para quienes gastan con libertad, hasta otros que la mayoría de viajeros apenas conocen. Nuestros favoritos tienen tarifas por habitación que no pasan de 200 dólares, algunas cuestan sólo 70 dólares. Y estos hoteles tienen mucho más a su favor, aparte del precio, ya sea por estar ubicados frente al mar, o por tener un encanto acogedor.

Cualquiera que sea tu idea de paraíso, pensamos que estarás de acuerdo en que cada joya en nuestra lista merece el estatus de isla del tesoro.

Hotel Lefkes Village, Paros, Grecia  

Como parte de las Cicladas, Paros cuenta con todos los atractivos de la típica isla griega – iglesias blanqueadas, casas adornadas con buganvilias, vistas panorámicas al mar Egeo- sin los elevados precios de las famosas islas vecinas de Santorini y Míkonos. Argumento relevante: Este hotel contemporáneo de 20 habitaciones en la tranquila aldea de Lefkes cuenta con piscina, un pequeño museo y una taberna que utiliza ingredientes obtenidos de los árboles frutales y jardines adyacentes. Desde 70 dólares.

Complejo turístico La Veranda, Vietnam  

La isla de Phu Quoc (la más grande del país) está muy presente en el radar de los turistas en estos días; no obstante, mantiene la tranquila esencia de pueblo pequeño que inicialmente atrajo a viajeros intrépidos a sus agradables playas. Este elegante complejo de dos pisos irradia encanto de la época colonial francesa: habitaciones espaciosas con camas con mosquiteros y la opción de frondosos jardines tropicales o vistas al mar. Además, tiene un restaurante que ofrece una variedad de comida del Pacífico en una amplia galería bajo ventiladores y un exclusivo bar al estilo lounge con paredes color escarlata. Desde 140 dólares.

Copamarina Beach Resort & Spa, Puerto Rico  

Copamarina ocupa un lugar de primera frente al océano, en la costa sureña menos explorada de Puerto Rico; se completa con una playa bordeada de palmeras y 20 acres de jardines tropicales. Es un entorno que compensa en sobremanera cualquier deficiencia de estilo. Benefíciate del spa en el hotel que fue renovado recientemente, de dos restaurantes de mariscos y varias piscinas, o si lo prefieres, aventúrate hacia las afueras del lugar. El histórico pueblo de Guánica, a la orilla del mar, se encuentra a corta distancia del hotel; las aventuras del sector incluyen la observación de aves en Dry Forest Reserve, y el buceo en la pequeña Isla de Gilligan. Desde 145 dólares.

Fairbanks House, Isla Amelia, Florida

La isla Amelia combina el romance español cubierto de musgo del sur con un relajado ambiente tropical. Y esta elegante villa de estilo italiano es la base perfecta para absorberlo todo. El histórico edificio (establecido   en 1885) muestra una amplia gama de detalles exagerados: claraboyas, ventanas en voladizo, enormes chimeneas, balcones con barandillas y una torre de 4,5 metros. Las habitaciones ofrecen camas con dosel o con cuatro columnas, chimeneas y baños que emocionarán a los nostálgicos que anhelan sumergirse en una bañera con patas al estilo de la época victoriana. Desde 180 dólares.

Fishers’ Loft, Terranova, Canadá  

Con vista a la Bahía de Trinity y al puerto de Ship Cove, el Fishers´ Loft se encuentra en una de las islas más fascinantes e idiosincrásica de la costa atlántica de Canadá. Diseñado en el estilo de tablas y tejas de madera de finales de los años 1800, este acogedor hostal evoca el pasado marítimo de Terranova; los huéspedes tienen la oportunidad de ver ballenas y icebergs desde sus ventanas con parteluz, dependiendo de la temporada. Las comidas se preparan con ingredientes tomados del invernadero y jardines del hostal. Desde 99 dólares.

Auberge Seraphine, Santa Lucía  

Es un gran éxito entre los recién casados, y la exuberante isla caribeña de Santa Lucía también puede afectar en gran manera tu cartera, gracias a su conjunto de complejos de alta gama. Este no es el caso en este dulce hotel familiar cerca de Castries, en la costa noroeste. No hay playa aquí, pero el albergue tiene una preciosa piscina y se encuentra en Vielle Bay, donde se encuentran muchos veleros, cerca de un gran estanque lleno de nenúfares que es popular entre los cientos de garcetas blancas. Consigue una mesa en el restaurante del hotel para probar el risotto de mariscos y langosta. Desde 125 dólares.

Rosario Resort & Spa, Isla Orcas, Washington  

Para una escapada a una isla con una dosis de historia, considera este pintoresco complejo de 40 acres en la mayor de las islas de San Juan del estado de Washington, con vistas a East Sound y Cascade Bay. Rosario comparte terreno con la Mansión Moran, la magnífica casa que fue habitada por el constructor naval y quien una vez fuera alcalde de Seattle, Robert Moran. Ahora es un museo con fotografías de archivo, maquetas de barcos, y una impresionante colección de muebles hechos a mano, acumulados por Moran. Desde 99 dólares.

Villa Serena, República Dominicana  

Se ha corrido la voz acerca de la península de Samaná, un tramo de costa que conserva su belleza natural en la esquina noreste de la isla, alejada de las demenciales aglomeraciones en la región de complejos turísticos de Puerto Cana. Parte del atractivo de la península es el grupo de pequeños y elegantes hoteles; entre ellos está Villa Serena, ubicado en la Bahía de Las Galeras. Tiene todas las características clásicas coloniales del Caribe, arcos paladianos, persianas de madera, acres de decoración del color del pan de jengibre blanco, todo esto decorado con extensos jardines tropicales a unos pocos pasos de la arena. Se destacan las sesiones diarias de yoga al aire libre con vistas al mar. Desde 110 dólares.

Sangat Island Dive Resort, Palawan, Filipinas  

No es difícil comprender por qué los lectores de T+L (viajes y ocio) votaron a Palawan como su isla favorita en la encuesta de World's Best (Los mejores del mundo) de 2013; el poco poblado archipiélago luce la sublime riqueza submarina de las Filipinas. Después de bucear o practicar esnórquel en el arrecife de corales que la rodea, retírate a tu cabaña en este discreto complejo turístico a los pies de altos acantilados de caliza. Los sencillos muebles tropicales, los suelos y las paredes de bambú, las telas con colores brillantes y las terrazas con hamacas colgantes mantienen la atención fijada en las hermosas vistas del mar. Desde 85 dólares.

La Tosca, Capri, Italia  

Los sueños están fabricados de esto: un encantador hotel dirigido por una familia en uno de los destinos más exclusivos por alrededor de cien dólares la noche. El blanqueado hotel La Tosca también ocupa una posición majestuosa, se pueden vislumbrar las rocas de Faraglioni desde la terraza donde se desayuna. La decoración en las habitaciones es sencilla, con telas vibrantes, suelos embaldosados y ventanas que se abren ya sea a los jardines o al Mediterráneo. Se encuentra a poca distancia de la famosa Piazzetta, de los Jardines de Augusto y del Monasterio de S. Giacomo. Desde 100 dólares (cerrado desde noviembre hasta marzo).