Por Paula Newton

(CNN) — Para ser una sociedad que se refiere a la conformidad como un valor importante, hay un sorprendente número de japoneses que optan por casas que desafían el molde establecido.

Tomemos, por ejemplo, a Tatsumi Terado y su esposa Hanae, que viven en una casa sin paredes interiores, prácticamente sin barreras y con algunas escaleras para desplazarse. La joven pareja llama a su casa la Ninja, porque tienen que ser muy ágiles para ir de una habitación a otra.

"Sentimos que estamos en mejor forma estos días", dice Hanae Terado, ensalzando los beneficios de la escalada dentro de la casa. "Pero nunca nos caemos".

El diseño radical es cada vez más popular en el diseño residencial japonés y tiene mucho éxito en la generación más joven del país. Es como si los espacios compactos en donde tienen que vivir los japoneses empujaran a los arquitectos, y a sus clientes, a pensar en forma diferente y dejar volar las ideas caprichosas.

Hanae Terado dice: "No sé si esto es de vanguardia, pero es una casa en donde nuestras ideas e inspiraciones ocurren".

El diseño vanguardista en Japón abastece en gran medida a las parejas de clase media o familias que construyen una casa pequeña; no es la clientela típica con las ideas arquitectónicas atrevidas en el resto del mundo.

Estos propietarios de casas japoneses promedio pueden darse el lujo de arriesgarse más porque, a diferencia de sus contrapartes en Occidente, no tienen que preocuparse por la inversión a largo plazo.

"El valor de las casas se deprecia 15 años después de haber sido construidas", dice el arquitecto que vive en Tokio Alastair Townsend, "y, en promedio, se derriban después de 25 o 30 años, de manera que el propietario de una casa no tiene que preocuparse por lo que un futuro comprador pueda desear.

"Esto les da mucha licencia creativa para diseñar un hogar que es una expresión de sus propias excentricidades o su estilo de vida".

Abra una revista de arquitectura japonesa o navegue por el internet y encontrará muchos ejemplos de hogares excéntricos en todo el país, desde extrañas estructuras poligonales hasta casas sin ventanas.

Si bien esta arquitectura conceptual japonesa podría ser poco práctica, estos hogares parecen cada vez más instalaciones de arte moderno que traen nuevos aires en los reducidos espacios del país.

Algunas de las casas más excéntricas están construidas al lado de construcciones de apariencia sencilla. La "Casa Esqueleto" del arquitecto Sou Fujimoto destaca en un barrio promedio de Tokio.

La edificación transparente, que construyó para una joven pareja, no tiene privacidad en absoluto, pero evoca una sensación de elegancia abierta. Llamando al diseño "algo parecido a una casa de árbol", Fujimoto dice, "Pensamos que toda la casa es como un gran árbol. Uno puede saltar a una rama y luego a otra para moverse".

También sostiene que la casa se adapta al carácter de Tokio como una parte de los acogedores componentes que conforman la ciudad.

"Creo que es una muy, muy agradable colaboración porque al principio era más simple, un poco más aburrido", dice. "Ahora es cada vez más emocionante".