(CNN) - Nelson Mandela una vez dijo que su esposa, Graca Machel, lo deja "brotando como una flor". A pesar de su renuencia a casarse con él, han sido inseparables desde que dieron el sí el día en que Mandela cumplió 80 años.

A continuación presentamos diez cosas que debes saber sobre la mujer que estuvo al lado del ícono internacional hasta el final.

Ella ha sido la primera dama de dos naciones: Antes de que se casara con el ícono sudafricano del movimiento contra el apartheid, Machel fue la primera dama de Mozambique. Su esposo, el presidente Samora Machel, murió en un misterioso accidente de avión en 1986.

Ella era mucho más joven: cuando se casaron en 1998, tenía 52 años. Pero su edad avanzada mejoró su relación. "Éramos adultos; estábamos establecidos y sabíamos cuál era el valor de un compañero, de una pareja", dice.

Ella separó al hombre del ícono: Al principio de su relación, dice Machel, hubo un conflicto entre el hombre con el que se casó y la percepción que el mundo tenía de él. "El aura a su alrededor era un poco confusa. Pero luego aprendí a vivir con eso, en términos de separar ambas cosas", le dijo a CNN en una entrevista singular en 2008.

Sudáfrica no siempre estuvo enamorado de ella: Como protegían a su amado Madiba, al principio, a la nación no le agradó la idea de tener una primera dama extranjera. Se mantuvo en segundo plano al inicio, y luego, poco a poco los ganó con su lealtad y actitud relajada.

Ella tiene algo en común con los Kennedy: En Mozambique, la apodaron Jackie Kennedy. Esto no fue sólo por su clase y elegancia, sino a causa de la tragedia que le ocurrió a su esposo mientras ejercía el cargo.

No fue amor a primera vista: Después de que se conocieron, ella estuvo renuente a casarse con él. Pero Mandela la cortejó a la antigua; como presidente, en ocasiones, le causaba dolores de cabeza a su servicio secreto cuando decidía hacer paradas inesperadas para comprarle chocolates.

Su espíritu es afín con el de Mandela: Machel tiene algo en común con su esposo que tanto luchó por la libertad. Mientras vivía en Mozambique, hablaba abiertamente en contra del gobierno colonial portugués.

Está calificada en su propio derecho: Fue ministra de educación y cultura en Mozambique durante más de 10 años. Siente especial pasión por la educación de la juventud, y ha fungido como experta en asuntos de la niñez para las Naciones Unidas.

Ella es la tercera esposa de Mandela: Él primero se casó con Evelyn Mase, pero su matrimonio terminó en divorcio. En su biografía "Long Walk to Freedom", Mandela expresó que Mase lo obligó a elegir entre la familia y la política. Más adelante se casó con Winnie Mandela, una activista que se convirtió en su voz cuando estuvo en prisión. Luego de su divorcio contencioso en 1996, Mandela se casó con Machel dos años después.

La boda se llevó a cabo en privado: A pesar del estado a escala mayor de Mandela, se casaron para su cumpleaños hace quince años. Su boda fue un evento reservado al que sólo asistieron familiares cercanos y amigos.