Una década de descubrimientos en Marte
23 enero 2014
10:11 PM ET

Dos lugares en Marte podrían haber sido habitables, según la NASA

Por Elizabeth Landau, CNN

(CNN) - Dos vehículos exploratorios de la NASA están a una distancia de 5.200 millas (8.368 kilómetros) en la superficie de Marte y probablemente, nunca se encontrarán.

Sin embargo, aunque deambulan solos, los vehículos exploratorios Curiosity y Opportunity continúan revelando detalles acerca de las antiguas condiciones habitables del Planeta Rojo. Nuevos estudios publicados en la revista Science describen información recopilada por cada uno de ellos acerca de los antiguos ambientes donde microorganismos podrían haber vivido alguna vez.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

"Estos resultados demuestran que anteriormente, Marte fue un lugar habitable, pero esto no significa que el planeta haya estado habitado", escribe John Grotzinger, científico principal de la misión del Curiosity, en una introducción a los estudios publicados en la revista Science.

Hemos escuchado mucho acerca del rover Curiosity, el cual pesa dos toneladas y es del tamaño de un auto, y ha estado encontrando evidencia respecto a que Marte podría haber albergado vida en algún momento. El año pasado, la NASA habló sobre esto y dijo que sí, Marte alguna vez fue un lugar habitable.

La nueva investigación refuerza esa declaración desde el punto de vista del Curiosity, y amplía la perspectiva del Opportunity, el cual ha encontrado un ambiente antiguo distinto y habitable en otra parte del planeta.

El Opportunity es más pequeño; pesa 384 libras, tiene más o menos 5 pies (1,5 metros) tanto de largo como de alto y es más antiguo, pues aterrizó el 25 de enero de 2004, en un lugar llamado Meridiani Planum. Se ha conducido menos de 25 millas (40 kilómetros) en una década y actualmente está situado en un lugar llamado cráter Endeavour.

Lo que el Opportunity ha encontrado  

El Opportunity no tiene los instrumentos necesarios para detectar carbono o nitrógeno, -elementos necesarios para la vida- directamente. Pero ha sido capaz de hallar minerales de arcilla esméctica -los cuales se forman en presencia de agua- en rocas situadas en el borde del cráter Endeavour, con evidencia adicional obtenida por la sonda Mars Reconnaissance Orbiter, la cual orbita el planeta.

Misteriosa roca descubierta en Marte  

Los científicos dirigieron al Opportunity a un lugar en el borde de un cráter donde el módulo orbital sugirió que estas arcillas podrían encontrarse. Ahí, el Opportunity descubrió evidencia de rocas que preexistieron en la formación del cráter. Los científicos creen que el borde del cráter se formó hace más de 3.700 millones de años.

"Éstas son rocas que se encontraban muy bien en la superficie, y de pronto, llega el asteroide o el cometa que formó al Endeavor, y las rocas fueron elevadas hacia ese borde; luego, el material que fue expulsado cayó sobre ellas", dijo Raymond Arvidson, principal autor del estudio y científico planetario quien trabaja con las misiones de los vehículos exploratorios.

Las antiguas rocas reciben el nombre de formación Matijevic. Son rocas de granos finos; tienen varias capas y revestimientos oscuros enriquecidas con minerales arcillosos que contienen hierro, lo cual sugiere que agua con un pH neutro a ligeramente ácido alguna vez estuvo presente en el área.

El Opportunity le mostró a los científicos fisuras en las antiguas rocas que querían explorar. La herramienta para desgastar rocas del rover le permitió a los científicos descubrir una arcilla aluminosa que solo pudo haberse formado en presencia de aguas levemente ácidas y no oxidantes.

"Aún está por verse si la vida empezó y evolucionó en ese nicho particular, en estas aguas subterráneas que se filtraban a través de las fisuras", dijo Arvidson.

Pero en una formación rocosa más joven llamada la formación Burns, la cual llenó el cráter en gran medida, el rover encontró evidencia de un ambiente más ácido y oxidante. Esto sugiere que el ambiente fue menos habitable luego de la formación del cráter Endeavour.

Hallazgos curiosos  

El Curiosity, por otro lado, aterrizó en el cráter Gale, y ayudó a los científicos a determinar que un área llamada bahía Yellowknife fue habitable en otros tiempos. Aquí, desde el borde del cráter descendían corrientes de agua que formaron "un sistema de lago-arroyo-aguas subterráneas que podría haber existido durante millones de años", escribió Grotzinger.

Los minerales de arcilla esméctica encontrados allí indican que había un pH moderado a neutro, y la falta de minerales de sulfato también sugiere que no había un ambiente ácido, escribió Grotzinger.

Este antiguo ambiente habitable parece completamente diferente al que encontró el Opportunity en la formación Matijevic en el cráter Endeavour, dijo Arvidson. La bahía Yellowknife probablemente no es tan antigua, y definitivamente es un entorno sedimentario.

Todo esto sugiere que hubo tres períodos distintos en la historia de Marte, dijo Arvidson.

Al principio, en los primeros días, grandes cantidades de agua fluían sobre la superficie, con lagos y aguas subterráneas que fluían también, como lo representa la formación Matijevic encontrada por el Opportunity y la roca blanda en la bahía Yellowknife encontrada por el Curiosity. Una teoría es que estas condiciones de una superficie cálida y húmeda tuvieron lugar al principio, cuando el núcleo de hierro y níquel del planeta aún estaba, por lo menos parcialmente, fundido, dijo Arvidson. El núcleo fundido produjo un campo magnético a su alrededor que protegía a la atmósfera, creen los científicos.

La formación Burns, como lo examinó el Opportunity, representa un período posterior -probablemente una desertización de Marte- con aguas más ácidas y oxidantes. La actividad volcánica probablemente fue disminuyendo, y el campo magnético fue menguando. Los lechos de los lagos se convirtieron en dunas de arena.

"Luego, todo el sistema se apagó", dijo Arvidson. El planeta se convirtió en lo que vemos hoy: un lugar frío y seco.

El Curiosity está equipado para encontrar moléculas orgánicas, pero esto puede ser díficil. Asumiendo que tales moléculas fueron enriquecidas, y no destruidas cuando el sedimento se convirtió en roca, también habrían tenido que sobrevivir a la radiación ionizante. Otro nuevo estudio publicado en la revista Science describe el ambiente de radiación en Marte, y sugiere que, en teoría, las estructuras orgánicas pudieron haber sido preservadas desde hace millones de años atrás, pero los indicios de que existieron podrían ser mucho más débiles ahora.

Qué viene para los rovers  

El rover Curiosity, el cual representa una misión de 2.500 millones de dólares, va de camino hacia el Monte Sharp, una formación sedimentaria que le permitirá explorar la historia de Marte al subir por la pendiente del pico y explorar la composición química de las rocas capa por capa.

La NASA planea lanzar otro vehículo exploratorio de tamaño similar al Curiosity en 2020, el cual podría reunir muestras que misiones posteriores podrían transportar a la Tierra.

El Opportunity seguirá explorando el cráter Endeavour, y se dirigirá hacia el sur en busca de otras rocas antiguas de un tiempo más habitable.

Pero el gemelo del Opportunity, el Spirit, no irá a ninguna parte.

El Spirit también aterrizó en enero de 2004, en el lado opuesto del planeta, y se atascó en el suelo blando de una zona llamada Troy.

El lugar resultó ser una mina de oro para los científicos. El Spirit mostró evidencia de que el agua, posiblemente proveniente de nieve derretida, se había filtrado bajo la superficie más o menos recientemente, y de forma continua.

El Spirit dejó de estar en funcionamiento desde que se perdió comunicación con él en 2010. Los otros vehículos están demasiado lejos como para rendirle homenaje.

Sigue a Elizabeth Landau en Twitter @lizlandau


Secciones: Ciencia y Espacio