Google compra DeepMind, una empresa de inteligencia artificial

Por Charles Riley

HONG KONG (CNNMoney) — Google adquirió DeepMind Technologies, una empresa de inteligencia artificial con sede en Londres; se trata de la última en una serie de compras de emprendimientos por parte del gigante de la tecnología.

El lunes, un portavoz de Google confirmó la adquisición, pero se negó a comentar sobre el precio de la compra. El sitio web de tecnología Re/code, el primero en dar a conocer la noticia, dijo que Google había pagado 400 millones de dólares.

DeepMind, una empresa de propiedad privada, se describe a sí misma como una "compañía de inteligencia artificial de vanguardia" que se especializa en el aprendizaje de máquinas y en la neurociencia de sistemas. Los fundadores de la compañía incluyen a Demis Hassabis, un ex prodigio del ajedrez quien tiene una reputación como diseñador de juegos y programador de inteligencia artificial.

Una versión anterior de la página web de la empresa, la cual consiste en una sola página, indicaba que DeepMind estaba "construyendo algoritmos de aprendizaje de propósito general" y que las primeras aplicaciones comerciales de la compañía estarían en los juegos sociales para teléfonos móviles.

Google está en una campaña para reforzar su experiencia en la inteligencia artificial y la robótica, campos relacionados que han sido un enfoque de investigación y desarrollo para la compañía. Durante el año pasado, Google ha adquirido al menos siete empresas de robótica.

Las mejoras en la inteligencia artificial podrían beneficiar a productos en toda de la línea de productos de Google, entre ellos los autos autónomos.

A finales del año pasado, Google compró Boston Dynamics, una compañía conocida por el desarrollo de robots súper rápidos parecidos a animales, la cual tenía fuertes lazos con el ejército de EE.UU. El mayor impulso de Google por entrar al campo de la robótica está siendo liderado por Andy Rubin, el hombre responsable de desarrollar la plataforma Android para teléfonos inteligentes.

Y en enero, Google compró Nest, una empresa que desarrolla electrodomésticos "inteligentes", como termostatos y detectores de humo que se pueden programar y comunicarse con teléfonos inteligentes.

La adquisición es el siguiente paso en una serie de esfuerzos de Google por entrar en el negocio del hogar conectado, ninguno de los cuales han demostrado ser particularmente exitosos.