Por Deirdre Walsh, CNN

(CNN) – El presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, John Boehner, descartó cualquier acción para una reforma de inmigración este año debido a que los legisladores republicanos no confían en el presidente Barack Obama en cuanto a ese tema.

“Hay muchas dudas sobre si se puede confiar en esta administración para hacer cumplir nuestras leyes y va a ser difícil mover cualquier legislación de inmigración hasta que eso cambie ", dijo Boehner a los periodistas.La cuestión de cómo tratar a unos 11 millones de trabajadores indocumentados es el componente central de la reforma de inmigración que divide al Partido Republicano, el cual es mayoría en la Cámara de Representantes.

Incluso muchos de los aliados de Boehner que están a favor de una reforma de inmigración lo instaron a posponer una votación sobre el tema hasta después de las elecciones de medio periodo.

Boehner cree que ciertos cambios en la política de inmigración tienen sentido para la política económica. También está tratando de ayudar a los republicanos para apelar a más votantes latinos, ya que la carencia de este grupo de votantes complica las aspiraciones del Partido Republicano a la Casa Blanca.

Pero ahora muchos miembros republicanos en el Congreso están más preocupados sobre sus contiendas actuales y por evitar la irritación de los votantes conservadores, cuya participación es crucial en las elecciones de medio periodo.

Después de que la reforma migratoria atrajo mucha atención en el inicio de 2013, la cuestión se desvaneció durante el verano después de que el Senado, controlado por los demócratas, aprobó una ley que después se estancó en la Cámara de Representantes.

En ese momento, los legisladores republicanos dijeron que preferían abordar el tema de forma parcial en lugar de lograr una reforma integral.

El presidente Obama tocó el tema migratorio durante el discurso del Estado de la Unión que dio la semana pasada y con sus palabras, responsabilizó a la Cámara para tomar cartas en el asunto.

“Si de verdad queremos un crecimiento económico, es el momento de prestar atención al llamado de los líderes empresariales, líderes sindicales, líderes religiosos, y funcionarios del orden público, y arreglar nuestro sistema roto de inmigración ", dijo Obama.