(CNN Español) - El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, advirtió que "aerolínea que se vaya del país no vuelve mientras nosotros seamos gobierno".

El mandatario agregó que las cuentas están claras y se irán pagando, en alusión a las deudas que el gobierno tiene con las empresas de aviación y que extraoficialmente ascenderían a 3.500 millones de dólares.

Ante esta situación, varias compañías han reducido las frecuencias de sus vuelos o cancelado rutas.

Incluso esta semana, el director general de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), Tony Tyler, dijo que varias compañías aéreas estudian la posibilidad de dejar de operar en Venezuela.

Maduro advirtió que se tomarán medidas contra quienes reduzcan frecuencias porque estas acciones forman parte "de la guerra que le quieren hacer a Venezuela".

Además manifestó que esos vuelos serían sustituidos por la nueva línea estatal Conviasa.