Por Steven Jiang, James Yoo y Jethro Mullen

(CNN) — Los buzos que buscan cuerpos en el transbordador surcoreano hundido hallaron camarotes llenos de víctimas, pero tienen dificultades para recuperar los cuerpos, dijeron funcionarios surcoreanos este viernes.

El equipo de rescate descubrió los cadáveres de 48 niñas que vestían chalecos salvavidas en un camarote con una capacidad para 30 personas, lo que indica que muchos corrieron hacia la misma habitación cuando el barco empezó a hundirse.

El ferry Sewol está en el fondo del mar, inclinado sobre su costado derecho hacia arriba, dijo el capitán Kim Jin-Hwang, un oficial de la Marina surcoreana al mando de la operación de rescate.

Las autoridades dicen que las condiciones al interior del navío sumergido representan un reto: la visibilidad es muy pobre y un montón de objetos flotantes bloquean el camino, además de que algunas puertas no se pueden abrir debido a la presión del agua. Los buzos deben romper las ventanas para tener acceso a ciertas partes del barco.

La mayoría de los cuerpos que se han encontrado están usando chalecos salvavidas, lo que probablemente les dificultó el escape cuando el barco se inclinó, pues las salidas habrían estado debajo de ellos.

Los buzos han tenido que quitarles los salvavidas para liberarlos, dijo Kim. Mientras tanto, las fuertes corrientes arrastran las mangueras que suministran aire a los buzos, por lo que es difícil para ellos permanecer bajo el agua por mucho tiempo.

El ferry Sewol se hundió el 15 de abril. Entre los pasajeros había 325 estudiantes de preparatoria, quienes viajaban a la isla turística de Jeju.

El número de muertos confirmados se elevó a 185 este viernes, mientras que 117 personas siguen desaparecidas, de acuerdo con la guardacostas de Corea del Sur.

Una nave similar a este ferry, operada por la misma compañía, tuvo varios problemas de seguridad, dijeron investigadores a CNN.

La oficina del fiscal que lleva la investigación en la ciudad de Mokpo, al sur del país, dijo que las autoridades han revisado el ferry Ohamana, propiedad de Marina Chonghaejin, y que éste registró algunos problemas en salidas de emergencia y equipos para escapar.

Familias confrontan a funcionarios

Las revelaciones sobre la nave hermana llegan un día después de que los familiares de los desaparecidos del Sewol culparon a funcionarios del gobierno y de la policía de no hacer lo suficiente para salvar las vidas de sus seres queridos.

Los familiares increparon al ministro de Pesca, Lee Ju-young, y a dos funcionarios de la guardia costera, por supuestamente engañarlos acerca de la operación de rescate y por perder el tiempo.

"¿Cómo nos puedes engañar haciéndonos creer que estaban por ahí tratando de salvar a nuestros hijos?", gritó una madre a los funcionarios.

Oficiales en la sede de la operación de rescate en Corea del Sur dijeron a CNN que creen que ya recuperaron el cuerpo de un niño que al parecer hizo la primera llamada de emergencia cuando se hundía el barco.

Las pruebas de ADN ayudarán a identificar los restos, según las  autoridades.

Investigadores piden paciencia

Este viernes, un funcionario involucrado en la investigación en Mokpo pidió paciencia.

"Sé que mucha gente siente curiosidad sobre la causa del accidente, pero no tenemos la información todavía", dijo Heo Yong Beom, un juez de seguridad marítima. "Vamos a hacer todo lo posible para satisfacer y responder a las preguntas."

La posibilidad de encontrar sobrevivientes en el ferry hundido prácticamente quedó descartada después de conocerse que los buzos no han encontrado bolsas de aire en los niveles tercero y cuarto de la nave, donde se pensaba que muchos pasajeros podrían haber quedado atrapados.

Los equipos de rescate salvaron a 174 personas el día en que el transbordador se hundió, incluyendo a 75 estudiantes de secundaria, pero no han aparecido sobrevivientes desde entonces.

El presidente estadounidense, Barack Obama, dio sus condolencias a Corea del Sur este viernes, durante una visita diplomática.

"Estoy muy consciente de que mi visita se produce en un momento de duelo para el pueblo de esta nación", dijo a las delegaciones de Corea del Sur. "Como aliados, y también amigos, nos unimos a ustedes en el duelo por los desaparecidos, y sobre todo por los jóvenes".

Investigan modificaciones

Las autoridades aún no saben qué causó el hundimiento, pero una investigación criminal ordenó la detención del capitán del barco y más de una docena de miembros de la tripulación. Los fiscales buscan pistas en las oficinas de la empresa propietaria de la nave.

Los funcionarios también investigaron las oficinas de 20 compañías afiliadas y la casa de Yoo Byung-un, el hombre cuya familia se cree que está detrás de la empresa, en busca de cualquier indicio de irregularidades que podrían haber llevado a hundimiento de la nave.

Entre otros asuntos, los investigadores han dicho que van a estudiar si las modificaciones del barco, hechas en 2013, podrían haber alterado el equilibrio de la nave y contribuido al naufragio.

Kim Yong-rok, un legislador de la oposición que representa Jindo, una isla cerca de donde el barco se hundió, dijo a CNN que las modificaciones eran para añadir 117 cabinas de pasajeros más al ferry, lo que afectó el centro de equilibrio del transbordador.

La capacidad de pasajeros del Sewol se amplió de 804 a 921 plazas, dijo. Los fiscales surcoreanos no pudieron confirmar estos detalles a CNN.

Las autoridades dijeron que no parecía que el ferry estuviera sobrecargado, de acuerdo con cifras proporcionadas por la empresa y la guardacostas de Corea del Sur.