(CNN) - La insistencia en cuanto al peligro de la resistencia a los antibióticos ha tomado mayor fuerza. La Organización Mundial de la Salud afirma que la resistencia antimicrobiana, la cual incluye a las bacterias resistentes a medicamentos, virus, hongos y parásitos, está presente en todas las regiones del mundo.

"La imagen es contundente", afirma el Dr. Keiji Fukuda, Subdirector General de Seguridad Sanitaria de la OMS. "La capacidad para combatir infecciones graves está disminuyendo en todo el mundo. ...Esto es algo que está ocurriendo en todos los países del mundo".

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

Los medicamentos antimicrobianos son uno de los cimientos de los cuidados de la salud modernos, algo de lo que todos nosotros esperamos depender cuando nos enfermamos con enfermedades que incluyen la neumonía, infecciones del torrente sanguíneo o del tracto urinario, diarrea o enfermedades de transmisión sexual, dice Fukuda. Estas infecciones ocurren a nivel mundial de forma diaria.

Pero debido al uso excesivo o al uso indebido o inadecuado de los tratamientos existentes, la capacidad para combatir estas infecciones se está volviendo cada vez más difícil, dice.

En su primer informe mundial sobre la resistencia antimicrobiana, publicado el miércoles, la OMS dice "una era post antibióticos -en la que infecciones comunes y lesiones menores puedan matar- es una posibilidad muy real para el siglo XXI".

Fukuda usa como ejemplo a la gonorrea. Él dice que la enfermedad afecta a más o menos 1 millón de personas cada día y hay por lo menos 10 países donde no se puede tratar con ningún antibiótico.

No es la primera vez que estas señales de alarma se dejan oír. El año pasado, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades comenzaron a medir los niveles de alerta de bacterias transgénicas. En lugar de rojo, naranja o amarillo -niveles que se usan para describir las amenazas terroristas- los CDC utilizan "urgente", "serio" y "preocupante".

Los cálculos conservadores solo en los Estados Unidos sugieren que 2 millones de personas adquieren infecciones resistentes a los antibióticos cada año y al menos 23.000 mueren debido a que los medicamentos actuales no logran detener las infecciones. La OMS no puede presentar estadísticas mundiales, explica Fukuda, debido a que muchos países no cuentan con ningún estimado ni realizan la vigilancia de resistencia bacteriana transgénica. Solo 22 países aportan información para el control de este informe.

Las bacterias y otros microbios han sido dignos oponentes de los seres humanos por mucho tiempo. Pero el desarrollo de fármacos, como el descubrimiento de la penicilina y la aparición de otros antibióticos, transformaron la atención médica y reducen drásticamente la enfermedad y la muerte por enfermedades infecciosas.

Pero en tan solo unas décadas, con el uso excesivo de antibióticos para criar cerdos y ganado más grande y debido a que la gente deja de tomar los medicamentos prescritos durante el tiempo establecido, los microbios se han convertido en superbacterias para las que se están disminuyendo las armas médicas, y que se están convirtiendo en asesinos imparables alrededor el mundo.

Algunas personas podrían preguntarse por qué deberían preocuparse. Fukuda dice que cualquiera que contraiga una infección grave, que desarrolle cáncer y necesite quimioterapia o necesite cualquier tipo de cirugía podría estar enfrentando una situación crítica sin que haya medicamentos para su tratamiento. Lo mismo sería para el caso de bebés prematuros o niños con desnutrición.

"Conclusión", dice Fukuda "debemos esperar ver personas con infecciones no tratables en el futuro".

La OMS dice que es necesario un Plan de Acción Mundial, que incluya:

-mejor uso de vacunas;

-higiene de manos básica para reducir infecciones, como lavarse las manos;

-reducción del uso no sanitario de medicamentos antimicrobianos;

-apoyo a investigaciones que conducirán a nuevas y mejores pruebas de diagnóstico;

-y mejor vigilancia para obtener una mejor resistencia antimicrobiana general a nivel mundial.

El informe incluyó datos de 114 países.