(CNN) — Un supuesto ataque del grupo terrorista Boko Haram en el norte de Nigeria dejó al menos 150 personas muertas, el último en una serie de atentados y secuestros de niñas atribuidos al grupo.

Los hombres vestidos con uniformes militares, con vehículos blindados de transporte, irrumpieron en el poblado de Gamboru Ngala este lunes bajo el grito de "Dios es grande", dispararon granadas con lanzadores y bombas caseras a un mercado lleno de gente, dijeron testigos a CNN este miércoles.

Luego prendieron fuego a los edificios donde las personas habían tratado de refugiarse, dijeron los testigos.

Los combatientes también atacaron la estación de policía durante el asalto de 12 horas, donde primero habían enfrentado una fuerte resistencia. Transcurrido un tiempo, utilizaron explosivos para volar el techo del edificio. Catorce policías fueron hallados muertos en el interior, dijeron testigos.

La cifra final de muertos podría acercarse a los 300, dijo a CNN el senador nigeriano Ahmed Zanna.

No está claro el impacto que el ataque podría tener en la respuesta internacional para hacer frente a la lucha de Boko Haram, la cual hasta ahora se ha concentrado en ayudar al gobierno en el rescate de 276 niñas secuestrados el mes pasado por el grupo militante.

Las autoridades nigerianas han culpado al grupo por decenas de ataques mortales en el norte del país. Este miércoles, el gobierno ofreció una recompensa de unos 310.000 dólares por información que conduzca al rescate de las niñas.

El pueblo, Gamboru Ngala, está cerca de la frontera con Camerún, donde el grupo terrorista, relacionado por Estados Unidos con al Qaeda, tiene su área de influencia.