(CNN Español) - En algunos lugares de Latinoamérica lo llaman 'arrunche'; también es conocido como 'apurruño'. En inglés le dicen 'snuggle' o 'cuddle'.

Ese abrazo acurrucado, prolongado y relajante que muchas parejas suelen compartir ahora es todo un servicio profesional. El sitio web The Snuggle Buddies ofrece "la mejor experiencia posible" de snuggling.

"Como un servicio profesional de abrazos, somos expertos en el tacto platónico que ofrece una experiencia personalizada en busca de tu felicidad absoluta", dice la compañía de Nueva Jersey.

The Snuggle Buddies ofrece su servicio para quienes busquen un abrazo cálido por razones terapéuticas, de amistad o relajación para quienes no reciben la "cantidad de contacto humano que necesitan". Para ello, cuentan con profesionales en abrazos que "suavizan tu mente, cuerpo y alma".

Eso sí: todos los clientes deben firmar un acuerdo en que garantizan que no tendrán ningún tipo de actividad sexual. Si no lo firman, no hay abrazo.

La empresa ofrece los servicios según tarifas por tiempo. Por ejemplo, una sesión de abrazos de 60 minutos cuesta 60 dólares, mientras que pasar la noche con alguien —abrazados, claro— durante un periodo de 10 horas tiene un valor de 400 dólares.

Además, hay cargos por el traslado del 'abrazador profesional': el costo del combustible.

El cliente puede escoger en las listas de 'abrazadores' —13 hombres o 47 mujeres— en siete estados de EE.UU. Para solicitar el servicio, sólo debe especificar el nombre del profesional que quiere, elegir el tipo de sesión y pagar a través de PayPal.

The Snuggle Buddies se basa en la terapia del tacto, que —dicen— tiene beneficios como la reducción del estrés, el aumento de la relajación, la reducción del riesgo de problemas cardiacos y el mejoramiento de las habilidades sociales.

La 'abrazadora profesional' Katie le dijo a la cadena MY9 que la terapia del tacto a través de los abrazos es toda una tendencia ahora.

"Siempre he estado interesada en obtener más relación y terapia sexual. Una gran tendencia en la terapia sexual en este momento es la subrogación del sexo. Esto (los abrazos) se siente como una versión mucho menos intimidante de eso. Así que creo que el tacto y el compañerismo son muy importantes y probablemente voy a seguir trabajando en este campo", dijo.