(CNNMéxico) — A más de un año de que pobladores de Michoacán se levantaran en armas en contra de los criminales, más de 3.300 integrantes de los grupos de autodefensas buscan ser parte de la nueva Fuerza Rural Estatal, pero al mismo tiempo, dos fundadores del movimiento civil armado son relacionados con crímenes.

De esa manera, la entidad inició este fin de semana una nueva etapa en la seguridad de su región más conflictiva: la Tierra Caliente.

Este 10 de mayo inició la operación de la Fuerza Rural Estatal, una nueva corporación de seguridad avalada por el gobierno estatal y el federal que está proceso de integración por autodefensas que cuenten con respaldo de sus comunidades, según el comisionado Alfredo Castillo.

Los policías rurales tendrán "la función que debió haber hecho la policía municipal" de garantizar la seguridad pública, dijo este lunes el comisionado a la cadena Radio Fórmula. "Al final de cuentas, la policía municipal terminó al servicio del crimen organizado en su gran mayoría".

ARTÍCULO COMPLETO EN CNNMÉXICO.COM