Miles de niños que trabajan en plantaciones de tabaco en EE.UU. intoxicados por nicotina
17 mayo 2014
10:23 AM ET

Miles de niños que trabajan en plantaciones de tabaco en EE.UU. intoxicados por nicotina

(CNN) – Jessica Rodríguez tenía 11 años cuando pisó por primera vez un campo de tabaco en Snow Hill, Carolina del Norte. Ella pasó los cinco veranos siguientes trabajando en la plantación de tabaco de un vecino, generalmente seis días a la semana.

"Fue muy difícil. Definitivamente fue difícil", recuerda. "Teníamos una buena jefa que nos daba de comer todos los días, pero claro, estabas sentada allí comiendo el almuerzo con los restos del tabaco en tus manos", explica.
Rodríguez tenía muchas tareas que llevar a cabo. Tenía que recoger el tabaco con sus manos y vérselas con una cosechadora. Ella y los otros niños de la granja trabajaban de seis de la mañana a siete u ocho de la tarde. "Sufrí incluso un golpe de calor – vómitos, y sensación de que mi estómago estaba tratando de salir de mi cuerpo", dijo. "Me dieron galletas, agua y refrescos para que pudiera reponerme y cuando me puse mejor tuve que volver al trabajo", recuerda. "No era fácil, pero estaba bien pagado". Ganaba entre 100 y 115 dólares diarios y entregaba el dinero directamente a sus padres.

Historias como la de Rodríguez se han repetido miles de veces en los campos de tabaco en todo el país durante décadas. Un informe publicado esta semana por Human Rights Watch detalla los peligros que enfrentan los niños que trabajan en las plantaciones de tabaco de Estados Unidos.

Bajo el título de Los niños ocultos del tabaco: el trabajo infantil peligroso en el cultivo de tabaco EE.UU, el informe documenta las condiciones de trabajo en las granjas en Carolina del Norte, Tennessee, Kentucky y Virginia. El noventa por ciento de todo el tabaco cultivado en este país proviene de esos cuatro estados.

Los investigadores entrevistaron a 141 trabajadores del tabaco de niños entre las edades de 7 y 17 para el informe. Casi el 75 % informó de una serie de síntomas devastadores, incluyendo vómitos, náuseas, dolor de cabeza, mareos, erupciones en la piel y los ojos irritados.

Muchos de los síntomas son compatibles con una intoxicación aguda por nicotina, dijo Margaret Wurth, investigadora de derechos del niño de Human Rights Watch y coautor del informe. A menudo se le llama la enfermedad del tabaco verde o GTS.

GTS puede suceder cuando la nicotina se absorbe por la piel durante la manipulación de las plantas de tabaco.
"Alrededor de la mitad de los niños que entrevistamos dijeron que vieron a los tractores atravesando los campos donde estaban trabajando, o campos cercanos, rociando pesticidas", dijo Wurth. "Y los niños aseguraban que podían oler, saborear y sentir el rocío químico que llegaba hasta ellos".

Y la nicotina no es el único peligro. Hubo más de 1.800 lesiones no mortales a niños menores de 18 años que trabajaban en las granjas en 2012, según el informe de Human Rights Watch. Dos tercios de los niños que murieron de lesiones ocupacionales ese año eran trabajadores agrícolas.

"Encontramos que los niños están trabajando 10 o 12, a veces 14 horas al día en con calor extremo", dijo Wurth". A menudo no tienen ningún lugar para ir al baño, no hay lugar para lavarse las manos en el trabajo y muchos de ellos no reciben formación en seguridad, ni educación para la salud y no cuentan con equipo de protección".

Los investigadores descubrieron que los niños que utilizan herramientas cortantes, como hachas o machetes, para desenterrar las malezas o la cosecha. Algunos niños trabajaron cerca de máquinas peligrosas. Otros subieron a las vigas de los graneros para colgar el tabaco sin ningún tipo de equipo de seguridad.

Human Rights Watch calcula cientos de miles de niños trabajan en la agricultura en los Estados Unidos cada año, pero no hay cifras exactas sobre cuántos están trabajando en las plantaciones de tabaco. La mayoría, según Wurth, son hijos de inmigrantes hispanos.

Las leyes laborales de Estados Unidos no protegen a estos niños. Según el informe, niños de hasta 12 años pueden trabajar horas ilimitadas en cualquier granja siempre y cuando tengan el permiso de los padres y los niños de cualquier edad pueden trabajar en cualquier tipo de trabajo en una finca propiedad de sus padres. Además, no hay una edad mínima para los niños que trabajan en granjas pequeñas y a partir de los 16 años los niños que trabajan en las granjas pueden hacer trabajos considerados peligrosos por el Departamento de Trabajo, mientras que los niños que trabajan fuera de la agricultura deben tener al menos 18 años para realizar trabajos peligrosos.

"Nuestro trabajo en el Departamento de Trabajo es asegurar que los empleadores agrícolas mantienen en regla a sus trabajadores, independientemente de su edad, seguro en el trabajo, que se encuentra en las instalaciones residenciales seguras y sanitarias, y les pagan sus salarios requeridos legalmente", dijo la agencia gubernamental.

Varios "trabajadores jóvenes" que hablaron con CNN dijeron que una granja de tabaco no es un lugar apropiado para un niño.

Mildre Lima, ahora de 19 años, comenzó a trabajar en los campos de tabaco cuando ella tenía 12 años. Ella vino a Saratoga, Carolina del Norte, desde Florida con sus padres, tres hermanos y su abuela. Todos ellos cosechan tabaco, recibiendo 7.25 dólares por hora.

No pasó mucho tiempo antes de Lima enfermara. Le salieron erupciones en su piel de color oscuro y se le descamó.
Pero eso fue sólo el comienzo. Los adultos con los que trabajaba le maltrataban, dice ella, y cuando tenía 14 años fue acosada sexualmente.

"Cuando ( mi mamá ) se enfrentó con el supervisor nos disparó. Disparó a mi mamá, a mí y mi abuela".

Cuando recuerda aquellos años, Lima dice que ningún niño debería tener que pasar por eso. Su padre todavía trabaja en los campos de tabaco.

Para la mayoría de estos niños, el dinero -la capacidad de ayudar económicamente a sus familias- es la clave.

Erick García, de 17 años, es uno de ellos. Tenía 11 años cuando comenzó a cosechar tabaco en Kinston, Carolina del Norte, con sus padres y dos hermanos mayores. El adolescente dice que trabajó desde las 7 am hasta el anochecer sin para salvo una hora para comer.

Aunque él no quiere, García tiene previsto trabajar en los campos de tabaco de nuevo este verano. "Cuando estás rodeado de plantas que son más altas que tú, te sientes como si te estuvieras ahogando", dice . Pero "no hay otras opciones para hacer otro trabajo mejor, que no sean tan peligroso y duro".

Jessica Rodríguez regresó a los campos el verano pasado cuando su otra compañía redujo sus horas. Sus hijos Brandon, de 15 años, y Fernando, de 13 , pasaron el verano en los campos de tabaco por primera vez junto a ella.

Los niños tienen problemas médicos: Brandon tiene asma y el TDAH ; Fernando tiene un tumor en la parte inferior de su tallo cerebral y Rodríguez está preocupada por el bienestar de sus hijos en los campos.

Aún así, sus hijos quieren tener la libertad financiera de hacer su propio dinero. Rodríguez piensa volver a trabajar a tiempo completo en otro lugar, y dice que va a trabajar con sus hijos en los campos de este verano en sus días libres.

Pero si dependiera de Human Rights Watch, los niños no deberían trabajar en las plantaciones de tabaco en absoluto.

"Hemos concluido que las tareas en las que los niños entren en contacto directo con plantas de tabaco u hojas secas de tabaco representan un peligro para su salud", dijo Wurth. "Queremos que las empresas dejen claro que los niños no pueden trabajar en puestos de trabajo donde están expuestos a estos peligros y deben comunicar esto a los productores y sus cadenas de suministro para asegurarse de que los productores conozcan estas reglas y las sigan".

Human Rights Watch dio a conocer su informe a 10 empresas que compran el tabaco cultivado en los Estados Unidos.
"Nueve de las 10 empresas respondieron y están preocupados por el trabajo infantil, pero ninguno de ellos tiene políticas que protejan específicamente a los niños de los peligros que identificamos en nuestra investigación", dijo Wurth .

Jeff Caldwell , portavoz de Altria Group, una de las compañías tabacaleras más grandes del país , dijo a CNN que la empresa no empleará sus propios agricultores, y tiene normas estrictas para los contratistas a quienes compra tabaco. Altria Group es la matriz de Philip Morris EE.UU. , que vende casi la mitad de todos los cigarrillos vendidos en los Estados Unidos.

"Nuestras compañías de tabaco no aprueban el empleo ilegal o la explotación de los trabajadores agrícolas, especialmente los menores de 18 años ", dijo Caldwell. Él dijo que las compañías tabacaleras estadounidenses trabajarán juntos en las cuestiones esbozadas en el informe.

Para Wurth , la solución es más complicada . "No podemos dejar que esta sea la única opción para estas familias", dijo. "No podemos decir que estas familias viven en la pobreza, por lo tanto, está bien ... Tenemos que asegurarnos de que haya mejores oportunidades para estos niños, y de que no están obligados a hacer este tipo de trabajo que hace que se enfermen".

Temas:
Secciones: Estados Unidos • Familia • Niños • Noticias