(CNN Español) - Venezuela sigue a la espera de una nueva reunión entre el Gobierno y la oposición. Aunque representantes de ambas partes ya dijeron que seguirán dialogando, no confirman cuándo volverán a la mesa.

Los cancilleres de Brasil, Ecuador y Colombia, así como el nuncio apostólico, dejaron clara este martes su disposición a seguir mediando para lograr un acuerdo.

En un comunicado, aplaudieron que ambas partes rechazaran la violencia. Pero para muchos el diálogo luce estancado.

Para Julio Chávez, diputado del Partido Socialista Unido de Venezuela, “indudablemente que no hay la voluntad por parte” de la oposición y “están haciendo todo el esfuerzo para torpedear, para evitar que esto de un espacio positivo”.

Por su parte, Ramón Guillermo Aveledo, secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática, dijo que el diálogo “no está roto”.

“Nos paramos y nos fuimos pero volvemos a reunir siempre y cuando se vea que el Gobierno a través de hechos muestra su compromiso”, dijo.

La oposición exige la incorporación de los estudiantes al diálogo y la liberación de los detenidos en las protestas que empezaron en febrero.

De otro lado, el presidente Nicolás Maduro enfrenta una caída en su popularidad, según un estudio de la encuestadora privada Datanálisis difundido a principios de mayo.

Su nivel de aprobación se ubicó en abril en el 37 %, un 13,4 % menos con respecto a finales de 2013.

Según el estudio, el 79,5 por ciento de los encuestados evalúan como negativa la situación del país.

Maduro suma un año y un mes en el poder, y enfrenta desde el 12 de febrero una serie de protestas antigubernamentales.

El país registra además la inflación más alta de América Latina, del 56,3% al cierre de 2013, y un índice de escasez del 29,4% en marzo, según el Banco Central de Venezuela.

En entrevista con Fernando del Rincón, el diputado opositor Juan José Molina le pidió al Gobierno que deje de "arremeter contra las protestas de forma indiscriminada".

Según Molina,  hay sectores de la oposición "que han asumido actitudes violentas", aunque a su vez "el Gobierno ha aplicado mecanismos de represión fuera de lo normal".

Molina sostuvo que la MUD va a permanecer en el diálogo, al que calificó como "un camino para que se consiga la paz" .

"Lo que con violencia se obtiene, con violencia se mantiene", concluyó.