Por Barry Neild

(CNN) — Para quienes tienen demasiado dinero pero no suficiente tiempo o sentido común, esta es la solución perfecta para viajar.

Un viaje de fin de semana al otro lado del planeta.

Un operador turístico con sede en el Reino Unido ha comenzado a ofrecer viajes turísticos relámpago desde Londres hasta Australia, los cuales salen el viernes por la tarde y vuelven "justo a tiempo para trabajar" el martes por la mañana.

Austravel, un especialista en destinos a Oceanía, dice que el viaje de 33.800 kilómetros (21.000 millas), 46 horas ida y vuelta es ideal para cualquiera que intenta maximizar el tiempo de sus vacaciones.

Los boletos se adquieren a partir de 1.840 dólares e incluyen el precio del pasaje de avión, dos noches de hotel y el alquiler de un auto durante tres días.

MÁS: Un campamento urbano de lujo en el zoológico de Sídney

Necesitarás el auto porque al igual que el tiempo que pasas encerrado en un avión, debes hacer el viaje de 12 horas en auto desde Sídney hasta Melbourne para tomar el vuelo de regreso.

Naomi Moreno-Melgar de Austravel reconoce que viajar a Australia en un fin de semana es "extremo" pero insiste en que es "posible".

"Un viaje a la tierra de Oceanía no ocupa todas tus vacaciones, pero con cuatro zonas horarias, tres millones de millas cuadradas y 22 millones de personas, sería agradable", dice.

Olvídate de dormir

De acuerdo al itinerario, los pasajeros salen de Londres el viernes por la tarde, y llegan a Sídney el sábado por la noche.

Después de pasar una noche en un hotel cuatro estrellas y visitar la Casa de la Ópera de Sídney, el Puente de la bahía y la torre, ellos mismos meten su equipaje en el auto que han alquilado y recorren la carretera por la costa hacia el sur.

Pasan una noche y la mañana en Melbourne, antes de tomar el vuelo de regreso que aterriza en Londres a las 6:40 am del martes.

Si eso no es suficiente, Austravel dice que los pasajeros dispuestos a no dormir puede comprar viajes a fin de ver las atracciones como el Great Ocean Road (hay que conducir más) o la región vinícola del Valle de Yarra en Melbourne.

Un portavoz del operador turístico comenta a CNN que recibió "un número de consultas" sobre el viaje, pero no pudo compartir datos de reservas reales.

El mundo puede haberse hecho un poco más pequeño.

También, un poco más chiflado.

¿Viajarías al otro lado del mundo solo por un fin de semana? Cuéntanos en la sección de comentarios.