Por Radina Gigova, CNN

(CNN) — El multimillonario Petro Poroshenko lidera con 56% la votación para la Presidencia de Ucrania, según los sondeos a boca de urna, reportó la agencia nacional Ukrinform. Su rival más cercana, Yulia Tymoshenko, ex primera ministra y líder del partido Batkivshchyna, es segunda con 3%. Poroshenko declaró su victoria.

Conocido como el "rey del chocolate", Petro Poroshenko, es un empresario en la industria del dulce y un avezado político en Ucrania que está a favor de la Unión Europea.

Los votantes ucranianos acudieron este domingo a las urnas para elegir al nuevo presidente, pese a la ola reciente de violencia mortal en el este del país y las amenazas de prorrusos separatistas para impedir que emitan su sufragio.

Los disturbios se han centrado en las regiones de Donetsk y Luhansk, donde los separatistas han declarado la independencia tras un disputado referéndum a principio de mes.

Alrededor de las 15:00 horas local, unos 528 sitios de votación de 2,430 fueron abiertos en Donetsk, indicó la administración regional. Oficiales locales informaron 11.8% de participación en las casillas.

Fuera del conflictivo este, la votación se desarrolló con mayor normalidad.

La Comisión Central de Elección indicó que la participación de los votantes estaba cerca del 38%, sin incluir las regiones de Donetsk y Luhansk, reportó la agencia oficial Ukrinform.

En la ciudad de Donetsk, la capital regional donde las milicias prorrusas están concentradas, no hay casillas abiertas, dijeron oficiales locales.

Un equipo de CNN no pudo ver estaciones de votación en operación, aunque había señales de algunos votantes intentando ir a las casillas en las áreas oeste y sur de la ciudad.

Una gran manifestación de separatistas se realizó en una plaza central de la ciudad de Donetsk a la hora de la comida. Los manifestantes, que cantaron coros prorrusos mientras eran dirigidos por los líderes separatistas, fueron acompañados por un importante número de militantes en camiones, algunos disparando armas de fuego en el aire.

En la parte trasera de algunos camiones había hombres armados que parecían ser chechenios. Dos dijeron al equipo de CNN que eran de la capital de Chechenia, Grozny, y uno indicó que era un expolicía en la región y que se encontraba en Donetsk para servir a la Federación Rusa.

Los hombres, que como chechenios son ciudadanos rusos, dijeron ser "voluntarios", pero si sus declaraciones son ciertas, su presencia en Donetsk podría indicar alguna complicidad del gobierno ruso.

La creciente violencia en el este ha llevado a las autoridades en Kiev a acusar a Rusia, a la que señalan de respaldar a los separatistas armados, de buscar la interrupción de la votación. Rusia niega tener influencia sobre los militantes, y el presidente ruso Vladimir Putin ha dicho que respetará la elección de los ucranianos.

Entre las tensiones, los casos de intimidación en el este parecen generalizarse.

Habitantes de la ciudad sureña de Mariupol vieron carteles en las calles en las que les llamaban a no votar.

También en Mariupol, la gente habló en redes sociales sobre partidarios rusos que les pidieron boicotear la elección. La ciudad es una de varias donde los mortales enfrentamientos han irrumpido en semanas recientes.

El autodeclarado alcalde del bastión rebelde de Slovyansk, Vyacheslav Ponomaryov, ha dicho que cualquiera que intente votar ahí será arrestado.