El detenido en San Francisco con material para bombas caseras compró toxinas letales en internet

(CNN) - Un hombre de San Francisco, detenido por poseer materiales para fabricar bombas en su apartamento, también había comprado toxinas letales en Internet, dijo el FBI en documentos sellados viernes.

Ryan Kelly Chamberlain II fue acusado esta semana por poseer dispositivos de destrucción ilegal. Los artificieros encontraron una serie de artículos sospechosos en su casa, lo que llevó a perseguirle y arrestarle el lunes. Entre otros materiales contaba con una sustancia explosiva verde, un motor para cohetes, rodamientos de bolas y un encendedor de bombas de fabricación casera, de acuerdo con una declaración jurada a principios de esta semana.

Pero en aquel momento aún no se había descubierto que además había comprado toxinas letales a través de internet. Los compró en lugares cifrados de la Red.

"La investigación ha revelado que Chamberlain ha accedido al Mercado Negro Reloaded donde se pueden adquirir ilegalmente agentes biológicos y toxinas letales en California y Florida" dijo el agente del FBI Michael Eldridge en los últimos documentos.

Chamberlain compró un veneno llamado abrina a un vendedor en Sacramento en diciembre, según recogen los documentos. Él aseguró que planeaba usar el veneno para "aliviar el sufrimiento" de los enfermos de cáncer, de acuerdo con los documentos.

La abrina es un veneno natural que se encuentra en la planta del guisante rosario. Es similar a la ricina, pero nunca se ha utilizado en los ataques terroristas, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Además, al parecer compró guisantes rosario de tierra y nicotina pura en diciembre y junio del año pasado, respectivamente.

La nicotina se puede utilizar para envenenar alimentos y agua, según el CDC.

Chamberlain, de 42 años, fue detenido cerca del puente Golden Gate después de una cacería de tres días. No está claro si él se inculpó.

Las autoridades habían estado buscándole después de comprobar que había en su casa "elementos de gran preocupación" según dijo el agente especial del FBI a cargo, David Johnson. Sin embargo, se negó a decir lo que Chamberlain pensaba hacer, o lo que lo motivó a adquirir esos materiales.

Si es declarado culpable del cargo de posesión ilegal de dispositivos destructivos, podría enfrentar hasta 10 años en prisión y una multa de 10.000 dólares.