(CNN Español) - Tras conseguir la reelección, Juan Manuel Santos no sólo tendrá que cumplir su promesa de paz, sino avanzar en temas que aliados y oposición le exigen para su segundo periodo, como un mayor énfasis social,

La búsqueda de la paz con la guerrilla de las FARC y el Ejercito de Liberación Nacional (ELN) es el principal mandato que los colombianos le dieron al presidente para su segundo gobierno.

Se trata de un logro que, de llegar a concretarse, necesitará la ayuda de distintos sectores para su implementación, incluidos los empresarios.

Pero también hay acuerdos con la izquierda que lo respaldó en la segunda vuelta, en materia de mayor inversión en educación, salud, vivienda, servicios públicos y generación de empleo y oportunidades.

ENTREVISTA: Santos: "Los crímenes de lesa humanidad no pueden quedar impunes"

El presidente reelecto también tendrá que tender puentes con la oposición del Centro Democrático de Álvaro Uribe, que logró casi 7 millones de votos el domingo, acogiendo parte de sus propuestas para, entre otras cosas, bajar la intensidad de la polarización que marcó la campaña electoral.

Donde parece haber un principio de acuerdo reconocido por Santos es en erradicar de la Constitución la reelección presidencial.

El sector privado espera edificar sobre la buena situación económica que vive el país, el cuarto con mayor crecimiento de toda la región este año.

Tras la firma de varios acuerdos de libre comercio que facilitan el intercambio comercial con el 70 % de las economías mundiales, Colombia debe profundizar su actividad industrial.

Para sacar adelante estas reformas, el presidente Juan Manuel Santos cuenta con una ventaja: una mayoría en el Congreso, donde podrá invertir todo su capital político porque la reelección presidencial será parte del pasado.