Remodelar el palacio real para Guillermo, Catalina y George vale 7,6 millones de dólares

Por Max Foster

Londres, Inglaterra (CNN) - ¿Cuánto cuesta renovar un ala "inhabitable" de un palacio del siglo XVII para hacer que sea adecuada para un futuro rey y reina? Ahora lo sabemos: 4,5 millones de libras esterlinas (7,6 millones de dólares).

Eso es lo que el contribuyente británico ha destinado para la renovación del Apartamento 1a, Palacio Kensington, el cual recientemente se convirtió en la residencia oficial del Duque y la Duquesa de Cambridge y del príncipe George.

Pero el verdadero costo es mayor, ya que la pareja también puso cientos de miles de dólares de su propio dinero para mejoras adicionales.

Por ejemplo, el dinero público fue usado para renovar la cocina existente, pero Catalina y Guillermo querían una segunda "cocina familiar", la cual pagaron ellos mismos.

Un vocero real dijo: "El Palacio de Kensington tiene una cocina en funcionamiento proporcionada por la "subvención soberana" (público) para apoyar las recepciones y otros eventos públicos que pudieran ser realizados allí. También tiene una cocina familiar mucho más pequeña pagada en privado por el Duque y la Duquesa de Cambridge".

La norma general aplicada al proyecto fue que los trabajos básicos serían pagados por los fondos públicos, y cualquier cosa adicional sería cubierta por los mismos Duques de Cambridge.

Fue una renovación importante. El apartamento fue habitado en el pasado por la difunta hermana de la Reina, la princesa Margarita, pero en los últimos años fue usado como espacio para oficinas.

Se necesitó modernizarlo y remodelarlo en una casa familiar. Había asbesto casi en todo el edificio, así que al final casi todo fue eliminado internamente, e incluso hubo que reemplazar el techo -todo cumpliendo con los estándares para satisfacer las regulaciones de construcción histórica.

El nombre "1a" le resta importancia a la grandiosidad de la propiedad, con sus más de 20 habitaciones y amplio jardín. Pero, ¿cómo es por dentro?

Bueno, no se nos ha permitido entrar para ver, pero una fuente de la Casa Real lo describe como "un nivel muy común de mobiliario". Y agregó: "No tiene gran opulencia".

El proyecto fue sometido a los procesos competitivos normales de licitación y una firma independiente de estudio de cantidades le confirmó a la Casa que los costos son "acordes a los costos de proyectos de construcción de tamaño, sensibilidad y complejidad similares".

Sin embargo, no estará abierto al público, lo que plantea la pregunta: ¿Por qué están pagando por ello, sobre todo cuando los Cambridge también están renovando una casa privada fuera de Londres?

La fuente de la Casa confirmó que el apartamento se usaría para compromisos oficiales, lo que significa que los invitados y, presumiblemente, los medios de comunicación tendrán la oportunidad de ver el interior.

La reina recibió 36,1 millones de libras esterlinas (61,3 millones de dólares) del gobierno británico para el ejercicio fiscal 2013-2014, en lo que se llama "la subvención soberana" y cubre los costos de sus funciones públicas y mantenimiento de los palacios, incluyendo Kensington.

Hay una gran cantidad de reparaciones que están atrasadas en todo el estado – 40% de las cuales no cumple con el estándar, según una fuente de la Casa. La mayoría de los servicios en el Palacio de Buckingham se remontan a 1949. Así que, ¿el palacio de Kensington era una prioridad sobre otras reparaciones? "Sí, ya que se necesitaba para ser ocupada", dijo la fuente.

Las cifras han sido reveladas en el Informe Anual y Cuentas de la Casa Real y también mostró que el príncipe Carlos gastó casi 250.000 libras esterlinas (425.000 dólares) en un jet privado para el funeral de Nelson Mandela.

La fuente de la Casa dice que hubo una gran demanda de vuelos de alquiler por parte de los jefes de Estado para asistir y que ese fue el costo del alquiler en ese momento. "Esa era la única manera realista para que el pudiera llegar allí a tiempo".

El palacio señala que el costo de la monarquía es de 56p (95 centavos) por cabeza de la población británica, pero que no cubre los enormes costos de seguridad de los palacios y miembros individuales de la familia real. La fuente de la Casa Real señala: "El costo de la seguridad es más un costo de terrorismo que un costo de la monarquía". Y eso, señalan, es algo que no pueden controlar.